shutterstock_149827715

Perder calorías cuando el deporte ha terminado: el efecto Afterburn

En el anterior post debatíamos sobre si era más beneficioso para la salud correr o andar, e introducíamos un término deportivo que quizás muchos no conozcan demasiado.  Es por eso que vamos a dedicar este artículo a explicar de una manera simple el funcionamiento de este fenómeno.

Si nunca habías oído hablar antes del efecto Afterburn, seguro que sí conoces en primera persona lo dolorido y cansado que te encuentras después de una sesión dura de ejercicio, pero paradójicamente tienes a la vez sensación de estar lleno de energía.

Cuando realizas correctamente alguna actividad deportiva, esta sensación se magnifica y el efecto Afterburn aparece. Lo que está ocurriendo es que tu cuerpo quema calorías incluso cuando ya has terminado tu sesión. Hablamos de una serie de ejercicios que no solo queman más calorías cuando se están realizando si no que también continúan eliminando calorías cuando has parado.

Ente los expertos, el efecto Afterburn se conoce como la consumición post oxígeno de ejercicio (EPOC). El motivo por el que te ayuda quemar calorías después del ejercicio es que el ejercicio físico fuerte saca tu cuerpo de su rutina normal (en el buen sentido), así que cuando lo terminas, tu cuerpo necesita volver a funcionar de la manera habitual previa al deporte. Para que este proceso funcione se necesita un esfuerzo después de acabar la caminata o de correr.

En resumen el Afterburn consiste en quemar calorías después del ejercicio y resulta complicado estimar exactamente su funcionamiento.  Cuanto más intenso sea el ejercicio físico, mayor será el efecto. Por ejemplo correr tan rápido como puedas durante 30 segundos durante 5 rondas tendrá un efecto más grande que correr de forma suave durante 30 minutos.

¿Qué es el gasto de energía?

El gasto de energía es la cantidad total de calorías que quemas. Más concretamente, el gasto energético se refiere a la cantidad de energía que usa una persona durante todas las actividades del cuerpo desde el movimiento hasta la circulación de sangre, respirar o la digestión. Cuando hablamos de ejercicio físico, el gasto energético es la cantidad total de calorías quemadas durante y después.

Muchos expertos aseguran incluso que si haces deporte de forma correcta el metabolismo trabajará durante unos días después. “Cuando fuerzas tu cuerpo durante el ejercicio físico, pueden tardar hasta tres días hasta que el metabolismo vuelva a su estado normal”, asegura Victor Zammit, Catedrático de Bioquímica Metabólica de la Universidad de Warwick, Reino Unido.

Solo 20 minutos de ejercicio de intensidad alta es suficiente para aumentar la quema de calorías hasta un 10%. Es decir, si un hombre de 80 kilos quema 2.160 kcal al día solo para vivir (su tasa basal metabólica), y su Afterburn es de 216 kcal, perderá dos kilos al mes.

Hay que tener en cuenta que para que este efecto tenga éxito debes hacer “buen” ejercicio físico, hacer que tu cuerpo trabaje y queme calorías. Quizás te sorprenda o asuste llevar a tu cuerpo fuera de su zona de ‘comodidad’, eso sí, siempre sin sobrepasarse. Otro de los errores es permitirse ‘caprichos’ y excesos solo por estar quemando calorías. Como siempre, ¡en el término medio está la virtud!

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page