camareradepisos

Anécdotas divertidas de hoteles: la camarera de pisos y la historia del bombón

Si en Fuerte Hoteles destacamos por algo es por la calidad de nuestro equipo humano, de nuestros trabajadores y nuestros clientes. Con la campaña de videos #yorepito hemos querido contar este verano la experiencia de nuestros clientes en los hoteles, sus motivos para repetir con Fuerte Hoteles cada año. Pues bien, ahora queremos contar la otra visión, la de nuestros empleados.

Nuestros trabajadores tienen muchas historias que contar… de clientes que ya se han convertido en amigos, anécdotas divertidas, parejas que se conocieron en nuestras instalaciones y cientos de historias que queremos compartir. Hoy os vamos a dejar con la primera, enviada por una de nuestras compañeras, camarera de pisos en Fuerte Conil. Dejamos que lo cuente ella misma, Petri Cantillo:

Fue en el verano del 2011, un día de muchas entradas y salidas de clientes, en definitiva un día de mucho trabajo en el hotel Fuerte Conil. Recuerdo que estaba preparando una habitación, ya que soy camarera de pisos. Cuando me viene una clienta, una señora de unos 50 años, muy educada por cierto, y me pregunta:

- ¿Oye chica cuando hacéis mi habitación?

Yo le respondí que en 5 minutos terminaba esa habitación y me ponía con la suya.

La señora asentó y se fue, me imagino que a desayunar, cuando en ese momento llegó mi jefa y me dice:

-Necesito que me hagas una salida, porque los clientes están al llegar.

Yo al instante le respondí que de acuerdo. Y pensé que haría la salida que era urgente y luego terminaría la habitación de la clienta que lo había solicitado. Justo cuando estaba en ello apareció la huésped y se dirigió a mi un poco malhumorada:

-¡Todavía no está mi habitación limpia!

Le comenté que nos había surgido esta salida con urgencia pero que enseguida terminaba y me ponía con la suya.

Así que la señora se fue aún más enfadada. Cuando terminé la salida rápìdamente me puse con la habitación de esta señora, y para bajarle un poco el enfado le hice con unas toallas una flor, se la puse en la cama acompañada de unos bombones y una nota en la que me disculpaba por la tardanza en prepararle la habitación.

Al rato la señora me buscó por toda la planta hasta que me encontró. En ese momento vino con una sonrisa en la cara y me pidió perdón por su enfado, me dió un abrazo y dos besazos. Me quedé bastante sorprendida, fue un momento muy entrañable y lo recuerdo con mucha satisfacción personal.

Hasta aquí la historia de nuestra compañera Petri, una historia del día a día con nuestros huéspedes. Si ha quedado algo claro, es que a veces las cosas no salen como uno quiere, pero solo hay que pensar un poco para ponerle remedio y contar así con un final feliz. Gracias Petri, por tu profesionalidad y por contarnos tu historia.

Comments
4 Responses to “Anécdotas divertidas de hoteles: la camarera de pisos y la historia del bombón”
  1. Que simpática Petri, saludos para ella y para todo el equipo.

  2. retaguardia.org dice:

    Enhorabuena artículo. Adios.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page