621633_26198181

Castañas pilongas, el bocado más exquisito del otoño en el Valle del Genal

El Valle del Genal en la malagueña Serranía de Ronda ya se ha vestido de gala para recibir los primeros colores del otoño. Octubre es un mes grande en este hermoso paraje porque todo está preparado para dar la bienvenida a su fruto más preciado: la castaña pilonga. Las primeras y más atrevidas ya empiezan a caer de los árboles y no son pocos los que pasean por estas tierras y aprovechan para coger unas cuantas. Y es que la cosecha está ya a punto de recogerse. La recolecta suele durar aproximadamente tres semanas y se hace con esmero respetando en todo momento la calidad de cada una de ellas, símbolo de esta zona.

La castaña pilonga está recubierta de una capa llamada “erizo” y es más blanda que otras del mismo fruto. Su calibre, su brillo y su fácil pelado hace que esté considerada una exquisitez en Europa y por ello entre los lugares de destino de este manjar se hallan Holanda, Alemania, Bélgica y Francia. En el proceso de recogida participan familias enteras y supone una auténtica tradición para todos los que viven en los pueblos que conforman el Valle del Genal. Para este proceso se utilizan guantes de goma para no pincharse y el almacenamiento se va haciendo en cestas de esparto para su mejor conservación. Parauta, Cartajima, Júzcar, Alpandeire, Faraján, Pujerra, Igualeja, Atajate, Benadalid, Benalauría, Algatocín, Genaguacil, Jugrique, Benarrabá y Gaucín son el abanico de poblaciones que hacen posible que los paladares más exigentes puedan disfrutar de este delicioso bocado.

212249_9867

Y es que la llegada de la castaña pilonga no supone tan solo la recolección de un fruto. Para todos los que viven en el lugar marca la llegada de la nueva estación y del motor que genera la riqueza. ¿Cuál es la mejor forma de celebrarlo? Pues con la conocida “Fiesta de la Castaña”. Un claro ejemplo de esta festividad es la localidad de Pujerra, que además ha sabido situarse como punto de encuentro gastronómico esencial en la provincia de Málaga con este fruto como protagonista. Más de treinta platos diferentes cocinados con este ingrediente conforman la mesa. Se pueden degustar desde arroces, croquetas, albóndigas o guisos hasta selectos postres como flanes, tartas y roscos. En toda la jornada festiva no se puede olvidar el atractivo principal: castañas tostadas para todo el público (el tostón de Pujerra). Esta fecha recoge también la promoción del licor local por excelencia, “la mistela”, elaborada con granos de café, aguardiente, canela y azúcar que hacen que su sabor suave sea el compañero preferido de la castaña durante toda la festividad.

Ahora que ya llegó el otoño el Valle del Genal es un punto en el mapa muy interesante para visitar. ¿Quién podría resistirse al olor de las castañas tostadas? ¿Y a la gama de marrones y naranjas que regala esta estación del año en estas tierras? En estos días es recomendable darse una escapadita por la Serranía de Ronda y disfrutar de uno de los frutos más característicos de la agricultura de Málaga.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page