Foto de CN Traveller

Actividades de aventura: ¿te atreverías a cruzar en tirolina de un país a otro? Sí, se puede

Los amantes de las experiencias fuertes ya tienen un nuevo motivo para viajar y disfrutar de una vivencia inolvidable: el “zipwire”. Se trata de una modalidad de tirolina con un atractivo muy especial: comienzas en un país y acabas en otro. Originalidad y adrenalina se unen en esta aventura que cada vez cuenta con más adeptos. Te gustaría probarlo? Te contamos donde.

Esta nueva manera de ‘cruzar fronteras’ se está extendiendo a lo largo de Europa pero uno de los enclaves más solicitados se encuentra, precisamente, en España. El pequeño pueblo onubense de Sanlúcar del Guadiana es el punto de partida hacia nuestro vecino Portugal. La plataforma de madera se asoma a más de cien metros de las casitas blancas que conforman la localidad y supone el principio de la tirolina. El acceso se realiza a través de un 4×4 y ya en el lugar de partida se coloca el arnés.

¿Te gusta la naturaleza? Pues aquí, antes de tirarte, puedes respirar aire puro en la ladera del valle que te verá despegar. El medio natural en torno a esta actividad es espectacular, no menos que el otro lado ya en tierras portuguesas. Los que han probado esta experiencia aseguran que es como volar por encima de este hermoso paraje natural.

Así pues, una vez colocadas todas las medidas de seguridad solo queda coger aire en los pulmones y saltar. Este momento crucial provoca una subida de adrenalina brutal, ya que en este ‘vuelo’ que dura apenas 50 segundos se puede llegar a alcanzar hasta 75 kilómetros por hora. Desde luego una forma única de ‘cruzar fronteras’, cada vez más de moda entre los amantes de las actividades de aventura.

Al otro lado del valle nos espera el municipio portugués de Alcoutim, en tan solo 1 minuto hemos viajado a otro país donde es una hora menos que cuando partiste, con otro idioma, otras costumbres… lo que viene a ser un auténtico viaje en el tiempo.

Así que te recomendamos que disfrutes a un lado y a otro de la frontera, Huelva y el Algarve ofrecen infinidad de actividades, lugares de interés y una gastronomía exquisita.

Sanlúcar del Guadiana, cuna de fandangos

Sanlucar_de_Guadiana

La provincia de Huelva se caracteriza por su folclore y su gastronomía exquisita basada en productos del mar. Sanlúcar del Guadiana es un pequeño pueblo enclavado en un valle repleto de vegetación. Desde el Castillo de San Marcos pueden contemplarse las vistas del Guadiana y de nuestro país vecino, Portugal.

Toda esta zona del sur de España cuenta con un atractivo especial. Los pequeños pueblos onubenses tienen una personalidad propia. Una de las ramas del flamenco más importantes nace precisamente en este entorno. Si te acercas por la provincia de Huelva tienes que acercarte a algún “tablao” a escuchar los conocidos fandangos.

Esta provincia tiene también una gastronomía marinera muy característica que le viene desde el mismo corazón del Océano Atlántico. La gambas blancas son el bocado más exquisito que se puede probar junto al conocido jamón de Jabugo, uno de los más reconocidos de España.

Por otra parte, las playas de Huelva son conocidas por su calidad. Paisajes vírgenes como los de El Rompido son el escenario ideal para descansar y estar en contacto con la naturaleza.

Alcotium, la ruta del Neolítico



El Algarve portugués ofrece un amplio abanico de posibilidades para disfrutar de la naturaleza, sobre todo, esta parte nororiental donde se encuentra Alcotium. El río Guadiana es el cuarto en longitud de la Península Ibérica y ofrece la posibilidad a los visitantes de poder recorrer un tramo en bote siendo el punto de salida este pueblecito portugués.

Esta zona está protegida para conservar la riqueza de flora y fauna que alberga y que puedes disfrutar a través de recorridos guiados. En este mismo sentido son muy interesante las caminatas por las áreas de pastizales y cultivos de otras épocas inmersos entre ruinas neolíticas. Al lado de Alcotium se encuentra también la Reserva Natural del Pantano salado de Vila de Sao Antonio a donde llegan varias aves migratorias.

Al igual que en la provincia de Huelva, en el Algarve portugués se come muy bien. El marisco es el gran protagonista y los calamares (conocidos como lulas) uno de los platos más conocidos. La carne es otro de los puntos fuertes de la buena mesa del sur de Portugal y claro ejemplo de ello es el “cochinillo a la brasa”. El vino de la zona es también un referente junto al queso en aceite de la gastronomía lusa.

Ya sabes, si decides cruzar la frontera con esta tirolina tan especial no te olvides de disfrutar a un y otro lado del Guadiana. Ambos lugares te ofrecen la posibilidad de estar en contacto con el medio ambiente, ser parte de sus costumbres y degustar una excelente gastronomía. Una manera nueva de visitar el sur de la Península Ibérica.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page