Grazalema

Grazalema con la filosofía Slow Travel, sin prisa pero sin pausa: 7 claves que debes conocer

En los últimos años el movimiento Slow Travel, variante de la filosofía Slow, se ha popularizado, conquistado nuevos adeptos, y hoy cuenta con proyectos turísticos dedicados especialmente a él por toda Europa. Os contamos los orígenes y características principales de esta nueva forma de viajar y os dejamos pistas de cómo disfrutar de Grazalema y su entorno bajo los ideales del movimiento Slow.

Los principios:

Todo empezó con el Slow Food, creado en 1986 por Carlo Petrini en Italia, a partir de una protesta por la apertura de una tienda de McDonald’s en la Piazza di Spagna de Roma. El movimiento, que quiere decir “comida lenta” en español, se contrapone a la estandarización del gusto, difundiendo una nueva filosofía que combina conocimiento y placer en la gastronomía y valoriza las tradiciones regionales, sus productos y formas de cultivo. Hoy en día es un movimiento internacional presente en más de 50 países y con más de 80 mil socios.

El movimiento Slow:

A partir de ahí la ideología Slow Food amplía sus fronteras y surge el movimiento Slow, corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas de manera general. En 1997 surge, también en Italia, su variación Cittaslow (ciudad lenta), que clama por la mejoría de la calidad de vida en las ciudades, apoyando la diversidad cultural y resistiendo a la homogeneización.

Slow Travel:

Esta variante de la filosofía Slow se basa en viajar sin prisa pero sin pausa, descubriendo los pequeños detalles del lugar que se visita a la vez que se integra con los habitantes y sus costumbres.

Os dejamos con algunos 7 puntos clave de la filosofía y sugerencias de cómo ponerlos en práctica en Grazalema.

1. Utiliza vehículos no motorizados

Caminando, ir desde el hotel Fuerte Grazalema al pueblo de Grazalema es un paseo bonito y agradable de menos de 2,5 Km. El sendero se inicia al lado del huerto de hierbas aromáticas del hotel, se incorpora a un carril que pasa al lado de un coqueto puente romano, cruza granjas y corrales y termina ascendiendo al pueblo por su milenaria Calzada Romana. Aquí puedes descargarte la ruta en Wikiloc.

2. Come y compra productos regionales

payoyo-queso-esp

Además de disfrutar de la excelente cocina del hotel, que usa ingredientes de producción local y de temporada, no podéis dejar de ir a las tradicionales panaderías del casco antiguo de Grazalema, como la panadería Narváez (Calle de la Empedrada, 54), con sus panes, tortas de aceite, de manteca y almendras, cubiletes y otros productos artesanales. Tampoco podéis iros sin conocer las famosas queserías artesanales del Parque, como los quesos Payoyo o El Bosqueño.

3. Conoce las tradiciones locales

Cork Trees.

Sierra de Grazalema.

Vivid la actividad ganadera visitando la granja de la vecina Francis García, mujer emprendedora que defiende y sigue con una tradición de muchas generaciones pasadas que defendieron con su trabajo el mantenimiento de las tradiciones rurales ligadas a la ganadería y al campo. O conoced el proceso de fabricación del corcho en el Centro de Interpretación del Corcho (más información sobre las dos actividades en la recepción del hotel).

 4. Vive la lengua local

Si no sois españoles, tenéis que daros tiempo para sentir la lengua, aprender algunas frases y acostumbrar vuestros oídos al tan particular acento andaluz de la Sierra. Tened siempre un diccionario a mano y leed (o por lo menos intentad) un periódico local, como el Diario de Cádiz, por ejemplo.

5. Haz lo que hacen los locales

Historic recreation in Grazalema

Recreación histórica en Grazalema.

La mejor manera de hacerlo es participar de alguna de las fiestas locales. En la página web del Ayuntamiento podéis consultar el calendario de festejos locales. La más cercana celebrada en alguno de los pueblos del Parque Natural de la Sierra de Grazalema es la II Feria Ganadera de Benaocaz, que va del día 10 al día 13 de octubre.

6. Saborea la cultura del café

Grazalema_Square

Sentados en alguno de los bares o cafeterías que rodean la Plaza España de Grazalema podéis observar parte del paisaje del pueblo y no convertirse meramente en observadores pasajeros. Echad una tarde allí y sentiréis el ritmo del pueblo y de sus moradores.

7. Conoce sus senderos y antiguos pasos históricos

Roman road, Grazalema

Calzada Romana, Grazalema

Las milenarias calzadas romanas que unen los pueblos de la Sierra de Grazalema dicen mucho de cómo eran sus pueblos antiguamente. No dejéis de caminar por sus irregulares piedras y de informaros sobre su recorrido e historia. Los tramos más preservados son el que une Ubrique a Benaocaz y el que asciende al pueblo de Grazalema.

Para saber más sobre la filosofía Slow Travel:

www.slowtraveleurope.eu

www.movimientoslow.com



Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page