Setas

Micoturismo: 9 lugares de Andalucía para perderse cogiendo setas

El micoturismo es una práctica muy antigua, sobre todo en lugares donde abundan las setas. Se trata de un alimento sano, sabroso y muy bajo en calorías. Ideal para comerlas solas, cocinadas de mil maneras, o bien como guarnición en muchos platos, por ello con la llegada del otoño y tras las primeras lluvias y con el descenso de las temperaturas, los bosques  experimentan la llegada de unos nuevos inquilinos que han estado esperando todo el año para reaparecer, las setas.

¿Dónde recoger setas en Andalucía?

Cesta de setas

Cesta de setas

Andalucía en particular ofrece a los amantes del micoturismo una serie de parajes y paraísos en los que maravillarse con el entorno y disfrutar de esta actividad. Aquí se recogen algunos de los mejores lugares donde, individualmente o en grupo, las rutas de micoturismo se abren camino a la vez que se implantan también los centros de información especializados para saber cómo y qué setas se deben coger.

1. Jimena de la Frontera (Cádiz)

Parque Natural de los Alcornocales

Parque Natural de los Alcornocales

Jimena de la Frontera, en pleno corazón del Parque de Los Alcornocales, es el municipio cercano a Jerez donde la seta se convierte en la ‘reina’ del campo. La humedad típica de esta época y las temperaturas suaves que se disfrutan en sus bosques propician que los hongos encuentren el momento idóneo para ‘darse a conocer’. En esta zona es muy usual encontrar el rebozuelo (Cantharellus palens), propio de bosques con alcornoques y quejigos. Esta seta de aspecto retorcido y amarillento es muy apreciada por su buen sabor.

2. Pinares de Aznalcázar-Puebla del Río (Sevilla)

Lactarius deliciosus

Lactarius deliciosus

Es recomendable llevar agua y un tentempié para poder realizar la ruta tomándonos el tiempo necesario. La ruta transcurre por la mayor masa de Pino piñonero existente en la provincia de Sevilla, la cual está salpicada por algunas encinas, acebuches y espesos matorrales de lentiscos, jaras, romeros y arrayanes. El recorrido, aunque es fácil, no está señalizado, por lo que es importante prestar atención a los puntos de control para no perdernos y es aconsejable llevar teléfono móvil y gps. En esta zona es muy usual encontrar numerosas setas, entre ellas, Suillus luteus, Macrolepiota, Amanitas, Lycoperdom… y la más apreciada es la “Lactarius deliciosus” o como le dicen allí en Aznalcázar, ‘El Robellón’.

3. Parque Natural Sierra de las Nieves (Málaga)

Bois de pinsapos, Sierra de las Nieves. Photographie: ruralidays.wordpress.com

Bois de pinsapos, Sierra de las Nieves. Photographie: ruralidays.wordpress.com

La formación más particular de la Sierra de las Nieves en cuanto a su botánica se refiere, es sin duda el Pinsapar, este bosque de abetos es uno de los mejores sitios de setas, aunque propios de climas más fríos y cuyo aspecto norteño, sorprende al visitante que se adentra en este Parque Natural.

Si la primavera es lluviosa podremos buscar setas como la Russula rubroalba, de color violaceo y muy apreciada aunque bien rara, o los bonetes Gyromitra esculenta. Pero ahora es otoño y queremos coger setas haciendo nuestras propias rutas micológicas en la Sierra de las Nieves, para ello debemos armarnos de una navaja para cortar el tallo sin arrancarlo y una cesta para dejar caer las esporas por el camino, unas buenas botas de andar y echarnos al campo y a los bosques donde buscar boletus y donde encontrar níscalos y otras setas asociadas cada una a cada especie arbórea. Por sus características climáticas el Parque Natural Sierra de las Nieves permite encontrar también otras variedades, como son los Mazuelos, tan raros que mejor no recogerlos para favorecer su propagación.

4. Sierra de Aracena (Huelva)

Sierra de Aracena. Photographie: juntadeandalucia.es

Sierra de Aracena. Photographie: juntadeandalucia.es

Se trata de uno de los lugares con más diversidad de toda España, cuando sus encinares y alcornocales comienzan a dar sus frutos en forma de setas se convierte en un verdadero espectáculo. En primavera es típico el Gurumelo (Amanita ponderosa) y las Criadillas (Terfazias sp.). En los primeros meses del otoño los Boletus aereus y los Rebozuelos (Cantharellus cibarius) animan al recolector, y comenzado el invierno, si el año ha sido lluvioso suelen ser muy abundante las trompetillas, sean trompetas de los muertos (Craterellus cornucopioides) o Gula de Monte (Cantharellus tubaeformis).

5. Sierra Morena (Córdoba)

Sierra Morena

Sierra Morena

Desde la barriada de Santa María de Trassierra -en el propio término municipal de Córdoba capital- a cualquiera de las localidades de la zona, entre la vegetación autóctona llena de encinas crecen también pinares, bajo los cuales se encuentran los apreciados níscalos (Lactarius deliciossus), de un típico color anaranjado que se distingue entre la hojarasca.

6. Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama (Granada/Málaga)

Vista de la cara sur de Sierra Almijara

Vista de la cara sur de Sierra Almijara

En este paraje natural a caballo entre dos provincias andaluzas, la humedad de su orientación y el fresco mantillo en descomposición facilitan la existencia de hongos tan curiosos como el Coprinus Comatus, varias especies de amanitas y diversos tipos de boletus, algunos tan preciados como el edulis.

7. El Andévalo (Huelva)

Tuber magnatum

Tuber magnatum

La ‘seta estrella’ de la comarca del Andévalo onubense es la trufa blanca (Tuber magnatum), una especie muy rara que además no se puede cultivar y solo se conserva fresca unos días. En primavera también crece el gurumelo (Amanita ponderosa), endémica de la zona centro y oeste de la Península Ibérica.

8. Serranía de Ronda (Málaga)

Amanita caesarea

Amanita caesarea

En esta zona podemos pasear entre bosques de pinsapo (Abies pinsapo), un abeto muy peculiar que se refugió en las montañas andaluzas tras la última glaciación. En el pinsapar se encuentran setas como la oronja o amanita de los césares (Amanita caesarea) y, en primavera crecen las colmenillas (Morchella crassipes), fácilmente reconocibles por su aspecto reticulado que recuerda a un panal de abejas.

9. Parque Natural Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén)

Sierra de Cazorla

Sierra de Cazorla

Por supuesto, si uno es un amante de la naturaleza y de la micología, no puede perderse una visita al Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, un espacio protegido en el que habrá que pedir permisos, pero un auténtico paraíso para los aficionados a recoger setas. Desde los populares níscalos hasta la muy valorada trufa negra, son varias las especies de la zona que quedarán maravillosamente en un plato.

Noveles en micología, ¿qué deben saber?

Setas

Setas

Antes de aventurarse por cuenta propia a recolectar setas, es vital adquirir los conocimientos y nociones necesarias para distinguir las especies. No sólo para saber qué setas son comestibles y cuáles pueden causar hasta la muerte de una persona, sino también para aprender el mejor modo de recolectarlas sin perjudicar al bosque. Por ello os damos unos consejos básicos para noveles:

  1. Conoce el bosque: es muy importante conocer la ruta que vas a seguir para evitar pérdidas inoportunas.
  2. Intentar ir acompañado: ir solo es un peligro porque ante cualquier percance o lesión es más complicado dar la voz de alarma para que te rescaten.
  3. Lo que no vas a comer, no lo arranques: el impacto de la recogida de setas masiva puede ser muy dañina para los bosques. Las setas que no son comestibles hay que dejarlas donde están porque ayudan a subsistir al ecosistema en el que se encuentran.
  4. Hazte con una cesta o una malla: el complemento perfecto para guardar las setas mientras las recogemos son las cestas o las mallas abiertas para que los hongos puedan respirar y puedan esparcir las esporas después de ser arrancadas mientras te mueves por el bosque.
  5. Una navaja, tu mejor aliado: las navajas sirven para cortar la seta y no tener que arrancarlas, así se daña menos el subsuelo en el que crecen.
  6. Un bastón no puede faltar: además de ayudar a subir las cuestas que nos encontramos en el camino también sirven para buscar entre la maleza algún hongo escondido que pasa desapercibido.
  7. Si tienes dudas, arranca una y llévala ante un experto: hasta los más veteranos pueden tener dudas con algún tipo de seta alguna vez en su vida. Si esto pasa, lo mejor es arrancar un ejemplar (en este caso no se cortaría por el tallo) para que un experto la identifique, porque en muchas ocasiones la base del pie nos puede decir mucho sobre una seta.
  8. No existen claves de oro para distinguir entre venenosas y comestibles.

Las setas no sólo son un plato delicioso, sino además una actividad (el recogerlas, no el comerlas) saludable y entretenido, algo que poder disfrutar en soledad, contemplando el paisaje, o en compañía de familia y amigos.

Dónde alojarse

Vistas desde el hotel Fuerte El Rompido

Vistas desde el hotel Fuerte El Rompido

Fuerte Hoteles es siempre la mejor opción para alojarse en Andalucía, conocer sus ciudades y descansar. La cadena cuenta con establecimientos donde podrás disfrutar, además de sus servicios, de lo mejor de cada punto de la región. Sus más de 50 años de experiencia son la mejor de las garantías y un punto de partida de excepción para cada vivencia que quieras emprender.

Comments
One Response to “Micoturismo: 9 lugares de Andalucía para perderse cogiendo setas”
  1. Muy buenos consejos y zonas!! gracias!!!
    Es importante recalcar que al monte hay que ir bien equipado, igual que te equipas para cualquier otro deporte, buscar setas tiene también su equipación. Os recomiendo esta tienda online para equiparte con las mejores cestas de mimbre, navajas, ropa impermeable, mochilas micológicas….
    La Casa de las Setas.com
    Saludos seteros!!!

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page