¿Por qué la ola de calor no llegó a Marbella? Os contamos los secretos de este microclima

Un lujo de playa en la Costa del Sol

Un lujo de playa en la Costa del Sol

Desde el pasado domingo 24 de junio hasta finales de esa misma semana, una ola de calor procedente del norte de África afectó a prácticamente toda España, pero, ¿por qué no ha afectó a Marbella y Estepona?

¡Hace mucho calor, qué bochorno! Esa es la frase más repetida los últimos días desde que entrase una masa de aire caliente proveniente del Norte de África a la Península Ibérica. Esta ola de calor dejó temperaturas de 39 grados y alerta amarilla en muchas provincias españolas (incluida Málaga), según recoge la Agencia Estatal de Meteorología.

En torno a 21-27 grados

Si bien lo primero que podríamos pensar es que por cercanía Marbella y Estepona podrían ser grandes afectadas, la realidad es otra. A pesar de que tan solo 14 kilómetros separan el litoral andaluz (en su punto más cercano) del continente africano e incluso se puede divisar África desde el paseo marítimo de la Costa del Sol en los días claros, Marbella y Estepona registraron la semana pasada temperaturas en torno a los 21-27 grados, pero ¿por qué ocurre esto?
Os contamos el ‘secreto’ del microclima costero de estas ciudades: ¿qué convierte a Marbella en un lugar ideal para vacaciones en la playa sin sufrir los estragos del calor extremo?

Marbella, y también por cercanía Estepona, es un paraíso para los amantes de la playa y el glamour, pero son muchos los viajeros que vienen a esta ciudad atraídos por su privilegiado clima. ¿Qué lo hace tan especial? La ciudad cuenta con 320 días de sol y una temperatura media de 19ºC / 66ºF durante casi todo el año.

La protección de la montaña

El ‘truco’ está en la montaña, Marbella se encuentra flanqueada al norte por las montañas de la Cordillera Penibética, lo que la protege de las lluvias en invierno y el calor extremo en verano, originando un microclima único. Esta ‘protección’ natural y su ubicación costera le proporcionan entre uno y tres grados más en invierno y al contrario en verano.

La suave brisa del mar y la protección de la montaña han convertido a Marbella en una ciudad ideal tanto para vivir como para el turista, que busca en sus vacaciones buen tiempo y cielos despejados para disfrutar de días de playa, largos paseos al atardecer, disfrutar de la rica gastronomía a pie de playa en los conocidos chiringuitos o noches de las ya famosas fiestas marbellíes sin tener que utilizar tan siquiera un abrigo.

Esto es lo que se dice calidad de vida, una calidad de vida que buscan los miles de turistas que cada año se acercan a la Costa del Sol y que cada año eligen Fuerte Hoteles para sus vacaciones, ya que tenemos dos hoteles en primera línea de playa y a 5 minutos del centro histórico de Marbella, hotel Fuerte Marbella y hotel Fuerte Miramar. Igualmente en primera línea de playa se encuentra el hotel Fuerte Estepona desde el que disfrutar de la tranquilidad del mar y unos amaneceres espectaculares desde sus habitaciones con vistas al mar.

Habitación con vistas al mar del hotel Fuerte Estepona

Habitación con vistas al mar del hotel Fuerte Estepona

El verano en Marbella, un lujo

Las temperaturas en el verano marbellí son suaves y rondan los 26 grados gracias a la brisa del mar y las cálidas aguas de sus 27 kilómetros de litoral, donde refrescarse con un buen chapuzón. Igualmente la temperatura nocturna es suave y ni siquiera se hace necesario usar abrigo alguno. Se puede decir que el verano de Marbella comienza en mayo y termina en octubre.

Otoño, invierno y primavera en la Costa del Sol

La temperatura otoñal baja hasta una media de 23ºC / 73ºF y sube la sensación de fresco durante la noche, aunque aún así resulta un temperatura agradable. En este periodo resulta ideal visitar una Marbella más tranquila y relajada.

En invierno las temperaturas son templadas y con escasos días nublados. Puede ocurrir que llueva con intensidad, aunque no por mucho tiempo, ya que pronto vuelve a lucir el sol y la ciudad se llena de vida. En esta época aún se puede ver a turistas sobre todo foráneos que lucen ropas veraniegas, desafiando las ‘leyes invernales’ que parecen que se olvidaron de Marbella.

Por otro lado la primavera es el preludio del verano y ya desde Semana Santa (normalmente en abril) se puede disfrutar de la playa.

Esperamos haberos ayudado a conocer un poquito más de nuestra Costa del Sol.

¡A disfrutar del verano!

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page