Flamenco

Diez claves para conocer el flamenco

El flamenco es una de las manifestaciones musicales más importantes del folclore español, considerado arte universal y declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (2010). Sus orígenes los encontramos a finales del siglo XVIII en Andalucía, especialmente asociado a la etnia gitana quien ha otorgado la identidad definitiva al género. Dentro del flamenco podríamos hablar de cante, baile y toque, ejecutándose de forma conjunta o bien independiente. Es frecuente encontrar asociado el flamenco a la denominación cante jondo, expresión dialectal andaluza que, para la mayor parte de los estudiosos, abarcaría únicamente a los primitivos cantes y no a las variantes estilísticas surgidas con posterioridad.

1. ¿De dónde procede el término flamenco y qué significa?

Existen diversas teorías para explicar la etimología del término flamenco. Una de las más extendidas y aceptadas actualmente es la que propuso el profesor y musicólogo Manuel García Matos. Según él el término flamenco procedería del argot de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX y vendría a significar “fanfarrón” o “pretencioso”. De ahí que conservemos, en Andalucía, la expresión “¡no te pongas flamenco!” que sería algo así como “no te hagas el chulo”. No será hasta el siglo XIX cuando el término flamenco pase a significar gitano –refiriéndose a los andaluces exclusivamente-, cuya explicación está en el significado léxico: flamancia (de llama) es decir, fogoso o ardiente.

Grupo flamenco femenino de Antonia Jeroma María y Magdalena Loreto (1889)

Antonia Jeroma María y Magdalena Loreto

2. ¿Cuáles son los orígenes del flamenco como género?

Hay que remontarse hasta los gérmenes tonadilleros del siglo XVIII para encontrar una cierta influencia musical con el flamenco. Este tipo de sainetes dieciochescos, junto al fervor que suscitó el nacimiento del costumbrismo andaluz, daría lugar en el siglo XIX al desarrollo de un género musical que vivió su mayor apogeo gracias a los Cafés Cantantes, espacios escénicos que lograron exponer el “jondo” sentimiento de la cultura mestiza y andaluza. De esta forma, se empiezan a conformar los estilos o palos flamencos primitivos. Silverio Franconetti (hijo de italiano y de andaluza) abrió en 1881 en Sevilla el primer café cantante flamenco, considerado el punto de partida del flamenco como género y profesión.

Emily-Beauchy-Cafe-cantante

Emily Beauchy, Café Cantante

3. Los impulsores y creadores del flamenco

En los albores del siglo XX está configurado, casi por completo, el género del flamenco. Esto se lo debemos a cantaores como Antonio Chacón, Manuel Torre o Pastora Pavón “La niña de los peines”, quienes establecen y dan forma a diversos palos dispersos por toda la región andaluza además de participar en la creación de nuevos cantes y estilos. Más adelante, Antonio Mairena se encargó de canonizar los patrones del flamenco. También el mundo de la guitarra tiene gran esplendor y sirve de guía para la creación de toda una corriente que ha desembocado en el protagonismo casi comparable al del cante. El maestro Patiño, acompañante de Silverio, fue uno de los grandes impulsores de la evolución guitarrística.

La-niña-de-los-Peines

La niña de los peines

4. Estructura básica de un cante flamenco

Sin entrar en cuestiones extremadamente complejas, la estructura clásica y más sencilla del cante flamenco se divide en: introducción de la guitarra, salida (el cantaor afina la voz y entona los “ayes” propios de cada cante), cante de preparación (el primer tercio o primer cante), cante valiente (el cantaor luce sus cualidades vocales ligando versos sin respirar o con melodías difíciles) y remate (conclusión del cante donde suele acelerarse el ritmo y cambiar el tono). Hay dos grandes grupos según el carácter melódico de un cante: los alegres (también llamados festeros) y los dramáticos (de mayor gravedad).

Cantes andaluces de la Pasión - DISCOTECA PAX - F-356 (1966)

Cantes andaluces de la Pasión

5. ¿Qué son los palos flamencos?

Por palo flamenco se conoce a cada una de las variedades estilísticas que existen en este género. Principalmente, existen palos genéricos que, a su vez, contienen otros cantes con similitudes musicales. Así, existen, entre otros, soleares (bulerías, bamberas o cañas), cantiñas (alegrías o caracoles), seguiriyas (livianas o serranas), cantes a palo seco (tonás, martinetes, saetas o carceleras), fandangos, malagueñas (verdiales, rondeñas o granaínas), cantes de levante (tarantas o mineras), tangos (garrotines, farrucas o tanguillos), cantes de origen americano (colombianas, guajiras o peteneras), cantes folclóricos (sevillanas, villancicos, campanilleros o zorongos), etcétera.

Manolo Sanlucar - Recital flamenco (Portada)

Manolo Sanlúcar

6. La flamencología

Con este término entendemos el estudio del flamenco desde un punto de vista antropológico creándose con ella un conjunto de publicaciones, investigaciones y promociones que sirven como metodología para su difusión y conservación. Dentro de esta corriente, podemos destacar la organización del I Concurso Nacional de Cante Jondo de Córdoba, en 1956, la creación en 1958 de la primera Cátedra de Flamencología y el nacimiento de numerosos festivales a nivel nacional y mundial. Además, en la actualidad, el flamenco forma parte del amplio catálogo de doctorados académicos y son incontables las escuelas, tanto de cante como de baile, que existen repartidas por todo el mundo.

Poema-del-cante-jondo-Federico-García-Lorca

Poema del Cante Jondo, Federico García Lorca

7. Del flamenco ortodoxo al flamenco fusionado y actual

Es difícil obviar que, tras años cultivándose el flamenco de manera ortodoxa, también surgieron cantaores y guitarristas que ofrecieron un nuevo impulso al flamenco, logrando, con ello una cierta crítica por parte de los conservadores. De este modo, ya desde época temprana, se introdujeron cambios en la concepción del flamenco como género cerrado y, por ejemplo, comenzaron a orquestar palos flamencos, añadieron recitados o giros de otros estilos (jazz, música brasileña o árabe) e introdujeron instrumentos procedentes de diversos puntos de la geografía otorgando al flamenco un papel contemporáneo. Cantaores como Canalejas de Puerto Real, Pepe Marchena o más actuales como Camarón de la Isla, El Lebrijano y Enrique Morente confirieron una nueva dimensión. En la guitarra, Paco de Lucía o Manolo Sanlúcar hicieron lo propio.

Camarón de la Isla - Con Paco de Lucía

Camarón de la Isla y Paco de Lucía

8. El baile flamenco

De forma paralela al cante, el flamenco ha desarrollado una importante y creciente evolución en el baile, configurándose como un estilo propio dentro de la danza. En los orígenes, el baile se llevaba a cabo en patios y tabernas y posteriormente en los Cafés Cantantes donde adquiere mayor identidad, especialmente gracias al uso de tarimas lo que aporta brillantez al zapataeado. Pero sin duda, la definitiva consolidación del baile es gracias a su incorporación a los ballets flamencos en espectáculos coreografiados y en infinitas estampas cinematográficas y teatrales. Nombres como los de La Argentinita y su hermana Pilar López, La Malena, Carmen Amaya o más actuales como Matilde Coral, Manuela Carrasco, Cristina Hoyos o el joven Israel Galván son imprescindibles en este arte. Además, en 2006 se inauguró en Sevilla el primer y único Museo del Baile Flamenco del mundo.

Carmen Amaya bailando en 'Los Tarantos' (1963)

Carmen Amaya, Los Tarantos

9. El flamenco en el arte

Muchas son las artes que, de prolija manera, han reinterpretado el flamenco. Así, por ejemplo, en el ámbito de la pintura los costumbristas García Ramos –desde una visión optimista y tópica- pasando por Romero de Torres –simbolista- o el satírico Gutiérrez Solana han tomado el flamenco como inspiración. En el cine, igualmente, la influencia del flamenco ha sido incesante a lo largo de los años. Pionera en el celuloide fue Pastora Imperio y más adelante, una larga lista de nombres engrosan títulos de películas que, bien tienen como protagonistas a bailaores o cantaores flamencos, bien establecen nuevos recursos fílmicos (con coreografías y ballets) otorgando mayor realismo y dimensión. La poesía, la escultura o la fotografía se suman a la larga lista de artes que han ofrecido su particular visión del flamenco.

El amor brujo - Film (1986)

El amor brujo

10. El flamenco en los cinco continentes

Actualmente, no hay continente al que el flamenco no haya llegado, bien a través de espectáculos o con la creación de escuelas especializadas. Especialmente, existe gran auge en Japón (donde, hay más escuelas que en España) o en países iberoamericanos como Costa Rica, México, Puerto Rico o Guatemala. También ha viajado por África y existen espectáculos en vivo inclusive en Australia. ¿Por qué se da este fenómeno? Tal vez porque el flamenco aúna de igual manera el sentimiento, la expresión y la identidad de un arte universal.

Cartel - Flamenco en Japón

Cartel flamenco, Japón

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page