Benamahoma celebra su fiesta más popular: Moros y Cristianos

Fiesta de Moros y Cristianos

Fiesta de Moros y Cristianos

Del 3 al 6 de agosto todo el pueblo participa en la recreación de las luchas por conseguir la imagen del patrón: San Antonio de Padua

Esta pedanía de Grazalema es uno de los 127 pueblos de España que celebra la reconquista con la fiesta de Moros y Cristianos, la única que se celebra en Andalucía Occidental, motivo por el cual recibe a tantos curiosos que se encuentran por la zona.

El primer fin de semana de agosto de cada año Benamahoma, en el Parque Natural de la Sierra de Cádiz, da un salto en el tiempo y se traslada muchos siglos atrás, a la época en la que la dominación musulmana de la península daba sus últimos coletazos y los ejércitos cristianos avanzaban reconquistando Al-Andalus.

El Hotel Fuerte Grazalema, es un lugar ideal para hospedarse, en la misma Sierra de Grazalema, y disfrutar de esta singular fiesta.

Custodia del Santo

El pueblo se convierte en una fiesta en la que todos los benamahometanos participan. El protagonista de esta fiesta es el santo San Antonio de Padua.

La custodia del santo es el eje de toda la fiesta y el argumento para pasar tres días llenos de actividades y propuestas para todos. Benamahoma engalana sus calles, las llena de estandartes de moros y cristianos y se mete de lleno en su fiesta más importante.

Una fiesta con tradición familiar

En las tradicionales luchas de Moros y Cristianos tiene lugar primero las luchas infantiles y continúan las de los mayores.

La adscripción de los actores a un bando u otro en este simulacro de lucha entre cristianos y musulmanes está determinada por la tradición familiar. Quien participa una vez en un bando ya no lo puede hacer nunca en el contrario. Durante todo el año los niños del pueblo reciben clases de esgrima para aprender a manejar la espada.

Según la tradición, los moros parten con ventaja sobre los cristianos. Desde el día anterior a la fiesta, San Antonio de Padua, queda en su poder. La imagen del santo queda detrás de las filas moras y, frente a éstas, avanzan los cristianos. En este momento comienzan los enfrentamientos tanto a trabucazos como en combates cuerpo a cuerpo donde casi siempre se acaba desgarrando las vestimentas de lana del contrario.

Las luchas se suceden a lo largo del recorrido de la procesión del patrón del patrón, desde la pequeña ermita dedicada al santo, que se halla en el centro del pueblo, hasta el “Nacimiento” del río, pasando por la calle Real.

La lucha parece igualada pero la victoria final está siempre reservada a los cristianos. Una vez acabada, lo mejor es acudir a la caseta donde aguarda una exquisita degustación gastronómica gratuita. Tampoco falta la suelta de vaquillas las tardes del sábado, domingo y lunes.
Las celebraciones concluyen con una gran traca final y la entrega de trofeos de las diferentes competiciones en la caseta municipal donde el baile continúa hasta la madrugada.

Grupo de senderistas en plena Sierra de Grazalema

Grupo de senderistas en plena Sierra de Grazalema

Festejo de principios del siglo XVI

No se sabe con seguridad desde cuando se celebra este festejo, aunque se supone que se remonta a principios del siglo XVI como recuerdo de la reconquista un siglo antes. En el siglo XVII la fiesta se populariza e integra el pueblo en la fiesta entonces pasa a ser fiesta patronal y local a nivel del pueblo.

Cuenta la leyenda que un príncipe árabe fundó la localidad, que se refugió huyendo de los cristianos en su sierra, y que le gustó tanto por su verdor, sus huertas y la abundancia de agua, que le dio el nombre del profeta Mahoma, en árabe (Ibn-Mahommed hijos de Mahoma).

Benamahometanos entregados

Durante los cuatro días que dura la celebración, la localidad se vuelca con todas las actividades que se organizan, aunque especialmente con las recreaciones, las luchas y las procesiones.

También se desarrollan campeonatos deportivos, fiestas gastronómicas con degustaciones, actuaciones musicales, fiestas juveniles y momentos de convivencia entre vecinos y familiares, entre otras.

Habitación con vistas a la Sierra de Grazalema

Habitación con vistas a la Sierra de Grazalema

Si quieres vivir de cerca estas fiestas, a 20 minutos en coche tienes el Hotel Fuerte Grazalema, inmerso en un fantástico bosque de alcornoques de la Sierra de Grazalema (Cádiz). Es un paraíso natural ideal para pasar estos días de celebración con el que podrás alternar el ambiente festejo de la Fiesta de Moros y Cristianos y la paz que ofrece el propio hotel.. Además se encuentra a pocos kilómetros de los más encantadores pueblos blancos de Andalucía, lugar de gran interés turístico.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page