Playas vírgenes, dunas, pinares y gamba blanca: los placeres de El Rompido (II)

Enebro, vegetación que rodea la playa de El Rompido

Enebro, vegetación que rodea la playa de El Rompido

Al llegar a las playas de la Flecha de El Rompido nos encontramos con un paisaje idílico de dunas, vegetación y una playa que sorprende por su anchura y sus aguas cristalinas y de poca profundidad, lo que facilita el baño a los más pequeños e interminables paseos al atardecer para los mayores.

Una playa tranquila, con ambiente familiar y donde es posible disfrutar de la lectura de un libro o tomar el sol sin que nadie te moleste debido a la poca afluencia de turistas a esta lengua de arena resguardada por las dunas.

La protección de las dunas

Las dunas costeras son arenas móviles en constante cambio que cumplen una función protectora de las áreas interiores frente a los embates del mar. En ellas crece un tipo de vegetación adaptada a las condiciones del mar: viento salado, enterramiento, calor y escasez de agua y nutrientes.

Esta vegetación actúa frenando el viento que arrastra la arena desde la playa, de forma que ésta cae y se va depositando en pequeños montículos .Estos montículos acaban por unirse y crecer hasta formar los cordones dunares, dando lugar a paisajes únicos como la Flecha de El Rompido.

Ecosistemas amenazados

Durante el último siglo una cuarta parte de la superficie de dunas en Europa ha desaparecido, más de la mitad de la restante ha perdido su carácter natural y el 85% se halla en riesgo. Entre sus principales amenazas están el desarrollo urbanístico e industrial, el deteriore del hábitat por el uso recreativo de las costas, la invasión por especies exóticas, así como los efectos del calentamiento global y el progresivo aumento del nivel del mar. Es por eso que la playa de El Rompido dispone de una protección especial por mantenerla completamente natural, sin construcciones y tratando de cuidar su ecosistema.

Pero en la realidad, ¿cómo se protege una playa con formación dunar? Como ya hemos dicho, a esta hermosa playa se llega a través de un paseo en barco de 5 minutos desde el pueblecito de El Rompido. Al llegar a la Flecha la embarcación para justo delante de una pasarela de madera, desde donde se inicia el recorrido a través de las dunas hasta la inmensa playa.

Miles de cangrejos escavan en la playa

Miles de cangrejos escavan en la playa

Las pasarelas elevadas evitan que el paso continuo de personas hacia la playa deteriore el cordón dunar y disminuya su función protectora. Asimismo se pueden observar pantallas de mimbre, que captan la arena cuando la vegetación está dañada, y ayudan a la duna a recuperar su forma.

Pero este ecosistema no está compuesto sólo por dunas sino que cuenta con un área de retamar y marisma. Las marismas costeras situadas en el estuario del río Piedras son únicas por su belleza y riqueza vegetal y animal. Esta zona de topografía baja y plana se inunda según el antojo de la marea y queda al descubierto cuando esta cambia, dejando ver imágenes tan curiosas como los cientos de miles de cangrejos típicos que escavan sus agujeros en el fango. En ellas crecen plantas propias de estos ambientales como el salado, la saladina, los almajos o la espartina marítima.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page