Playas vírgenes, dunas, pinares y gamba blanca: los placeres de El Rompido (I)

Vistas de la playa de El Rompido

Vistas de la playa de El Rompido

Recientemente publicaba el diario ABC un reportaje sobre las mejores playas de España según su longitud, entre las que destacaba la de El Rompido, en Huelva. Conozcamos sus virtudes.

Desde la desembocadura del río Guadiana hasta la del Guadalquivir pasando por el Parque Nacional de Doñana, Huelva ofrece más de 120 kilómetros de playas de arena fina y dorada, algunas salvajes y otras muy concurridas. Eso sí, siempre bañadas por las aguas cristalinas del océano Atlántico y acompañadas por más de 3.000 horas de sol año y una temperatura media anual de 18 grados, que dan nombre y sentido a este litoral conocido no en vano como la Costa de la Luz.

ABC señalaba en su ranking los arenales más largos de España en Canarias, Galicia, Cantabria y Andalucía. Es aquí donde destacó la belleza de la playa virgen de El Rompido (Huelva) con sus 12 kilómetros de arena fina y dorada casi blanca. Pero, qué tiene esta playa que todo el que la visita repite: “¿Cómo no se conoce más este lugar? O “No tenía ni idea que quedaban lugares tan paradisíacos en España”.

¿Pero qué hace tan especial la playa de El Rompido?

Lo más visible es su singular forma, conocida como la Flecha de El Rompido. Se trata de una lengua de arena que comienza Lepe en la desembocadura del río Piedras y que continúa por Cartaya para abrirse al océano Atlántico desde esta playa virgen, a la que se accede a través de un barco que cruza desde el típico pueblo de pescadores de El Rompido.

Una tramo que José Miguel García Hurtado realiza cada día más de una decena de veces. Nacido en el Rompido, Miguel dejó a un lado el arte de la pesca, al que se dedicó durante 15 años, para poner en marcha su propio servicio de transporte marítimo. Durante más de 9 años el barco de Flecha Mar ha transportado a miles de turistas a través de las marismas del río Piedras dirección a la playa de El Rompido.

“A mis 56 años puedo afirmar que tenemos ante nosotros una de las últimas playas vírgenes de Europa”, asegura Miguel. El gerente de Flecha Mar señala orgulloso que la mayoría de los turistas que se acercan a la playa vuelven encantados y no dejan de repetirle “cuidad de esta playa, no permitáis que nadie construya ni toque la belleza natural de El Rompido”. Es un lugar único, “donde se pierde la noción del tiempo”, nos cuenta Miguel quien asegura que esta playa tiene sólo dos siglos y medio de antigüedad, pero, ¿cómo se formó?

Aguas cristalinas y arena dorada constituyen la belleza natural de esta playa

Aguas cristalinas y arena dorada constituyen la belleza natural de esta playa

Paisaje idílico junto a Doñana

El Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha del Rompido, una prolongación del Parque Nacional de Doñana, presenta esta curiosa estructura gracias a los depósitos del río, el flujo de las mareas y el oleaje y los vientos marinos. Esta flecha arenosa es única por su envergadura en todo el litoral andaluz con una longitud de más de 12 km paralelos a la costa en continuo crecimiento, ya que cada año aumenta una media de entre 30 y 40 metros de largo.

Para alojarse, usted dispone del hotel ecológico Fuerte El Rompido, un maravilloso hotel enclavado en un entorno que le brindará relax y bienestar.

Comments
One Response to “Playas vírgenes, dunas, pinares y gamba blanca: los placeres de El Rompido (I)”
Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page