La experiencia del viajero: un día inolvidable en El Rompido

Vistas del hotel Fuerte El Rompido y sus alrededores

Vistas del hotel Fuerte El Rompido y sus alrededores

Si bien es cierto que el Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha del Rompido ofrece decenas de posibilidades turísticas para todos los gustos.

Desde Fuertenoticias.com os aconsejamos cómo organizar un día inolvidable de playa, senderismo y gastronomía. ¡Empezamos!

El sol entra por la ventana de la habitación, descorremos la cortina y nos encontramos con esta imagen. Se trata de las vistas del hotel Fuerte El Rompido hacia la marisma y con el faro como guía. Es buen momento para desayunar, coger la toalla y dirigirse al barco que nos cruzará hasta la playa (a 5 min andando desde el hotel).

Cada media hora la embarcación capitaneada por Miguel García sale hacia la playa. Durante 5 minutos de paseo dejamos atrás las marismas y cruzamos un río que despierta del letargo de la noche mientras disfrutamos de la brisa marina.

Desembarco a orillas del río Piedras

Desembarco a orillas del río Piedras

Al llegar, el barco nos deja en la otra orilla del río Piedras. Durante cinco minutos cruzamos la pasarela de madera donde se pueden observar las especies vegetales más alucinantes que pueblan las dunas. Estas arenas móviles por sus características cuentan con escasa vegetación como el cardo de mar o el barrón, aunque en la parte de retamar (entre la marisma y la playa) se suman plantas como la propia retama blanca, el lentisco, la clavellina o el tomillo.

Playas ideales para familias

Tras este interesante paseo acompañado por carteles que nos dan información precisa sobre las características de este paraje, llega el momento más esperado… ¡la playa! Una playa inmensa en la que se pierde la vista, con aguas cristalinas y arena de color casi blanco. Nos acercamos y hay espacio para colocar nuestra toalla sin que nadie nos moleste. La playa tiene 12 kilómetros para elegir nuestro lugar favorito. Los niños pueden jugar en la arena o en el agua ya que no cubre, mientras nosotros disfrutamos del sol o un buen libro. Si así lo queremos también hay servicio de hamacas y sombrillas.

La gamba blanca, bocado de mar

Se nos ha ido el santo al cielo y ha llegado la hora de comer, las posibilidades son muchas pero nos apetece movernos y conocer un poco más la zona. A tan sólo diez minutos en coche se encuentra el Parque Natural de Los Enebrales y de camino se encuentra el conocido chiringuito “Der Matías”. Aquí disfrutamos de chocos, coquinas, almejas y sobre todo de la gran estrella de la casa: la gamba blanca con su sabor único, intenso y fresco, un auténtico bocado de mar.

Plato estrella: la gamba blanca

Plato estrella: la gamba blanca

Pero si creíamos que esto había terminado, lo mejor está por llegar: el postre. Ya sabemos que los pinares son comunes en esta zona y. ¿qué producen estos pinos? La respuesta es fácil: piñones. No pueden estar mejor aprovechados que en la reconocida tarta de piñones de este local, exquisita y de textura suave, ideal para darle el toque dulce a la tarde.

Tras el café volvemos a coger el coche y a 5 minutos se encuentra el Parque Natural de los Enebrales, donde sorprende su pinar entre dunas para rematar de nuevo en una playa inmensa, tranquila y acogedora, ideal para la siesta después del festín.

Tras el descanso, un baño y vuelta para El Rompido. Antes del atardecer el tiempo refresca y ¿qué mejor que terminar el día dando un paseo a pie o en bici por los senderos de las marismas? El paisaje es único y las vistas te atrapan. Caminos que te llevan a lagunas pobladas por garzas, correlimos o patos, criaderos de almejas o escondites entre pinares… la ruta no puede ser más relajante. Pero si creías que esto había terminado, aún queda la mejor parte.

Los senderos de las marismas

Los senderos de las marismas

Existe la posibilidad de ver atardecer desde el barco y cenar allí mismo. De nuevo volvemos a la embarcación de Miguel García, que nos acompaña en una travesía a través del río persiguiendo al sol ya escurridizo que va abandonando el día por el horizonte. El mar se tiñe de naranja mientras disfrutamos de gamba de Huelva y vino del Condado, “va incluido en el precio”, nos advierte Miguel.

Finalmente el sol se esconde, el día ha sido único e irrepetible, nos hemos dado un chapuzón en una playa virgen, visitado un parque natural entre pinares, disfrutado de una gastronomía a base de buen pescado y marisco para coger energías para hacer una ruta senderista entre pinares. Estamos cansados, cae la noche, pero… sorprendentemente tenemos más ganas de marcha… Sobre las 11 de la noche el barco Flecha Mar vuelve a zarpar por el río, esta vez con música chill out y copas… ¡pero eso dejémoslo para los que han dormido hasta las doce del mediodía!

¡Buenas noches!

Comments
One Response to “La experiencia del viajero: un día inolvidable en El Rompido”
  1. vinos ribera del duero dice:

    It’s the best time to make a few plans for the longer term and it’s time to be happy. I have read this publish and if I may just I wish to counsel you few fascinating things or tips. Maybe you could write next articles relating to this article. I wish to read even more things approximately it!

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page