Proyecto en Etiopía

La localidad de Zway está situada en el valle de Rift a 160 km al sur de la capital de Etiopía, Addis Abeba. En los últimos 15 años Zway ha pasado de ser una aldea de 5.000 personas a centro administrativo de la zona con más de 62.000 habitantes. Sin embargo, los servicios sociales no han crecido al mismo ritmo que la población y son muy deficientes para tantos habitantes.

Zway tiene un clima subtropical: semiárido, ventoso y con escasas precipitaciones. Las principales lluvias caen entre junio y septiembre, sin embargo cada 2 o 3 años las lluvias son demasiado cortas e irregulares y las cosechas se pierden, dando lugar a una crisis alimentaria en toda la zona. La mayoría de la población se dedica a la agricultura, principalmente cereales y judías, utilizando métodos muy rudimentarios y dependiendo totalmente del agua de lluvia para cultivar. La tierra es cada vez más pobre y el tamaño de las parcelas familiares cada vez más reducido debido al gran crecimiento demográfico. Su economía no les permite comprar fertilizantes, y los excrementos de los animales son utilizados como combustible, debido a la escasez de leña y carbón. Como consecuencia la alimentación es muy deficiente y con suerte comen una vez al día. Los niños, sobretodo los más pequeños, son los más afectados por esta situación de hambre crónica, que hace que enfermedades como la tuberculosis, el sarampión o la malaria sean mortales para ellos. Muchos niños acuden a la escuela sin haber desayunado y les faltan las fuerzas para aprender. Las Salesianas de Don Bosco empezaron a trabajar en Zway en 1984 y actualmente ofrecen educación infantil, primaria, alfabetización y formación profesional a 2050 niños y 171 jóvenes.

Durante las sequías de los años 1999 y 2002 las hermanas organizaron, con la colaboración de Manos Unidas, sendas programas de nutrición ante la avalancha de madres que llegaron a su misión con sus hijos pequeños gravemente desnutridos. El impacto de estos programas fue tan grande, ya que se salvaron muchas vidas. Sin embargo, sigue habiendo muchos niños que sufren de malnutrición, con un peso muy por debajo de lo normal y con una salud lamentable.

Las Salesianas vuelven a solicitar nuestra colaboración para seguir con el programa de nutrición durante todo este año para 100 bebes y niños pequeños de la localidad y para los alumnos de la escuela infantil, primaria y alfabetización de su centro educativo, así como para madres embarazadas y lactantes. Como aportación local, las hermanas han construido nuevas instalaciones para el desarrollo del programa de nutrición que incluye: una sala para las madres, una habitación con cunas para los niños más enfermos, dos habitaciones para los niños con efermedades contagiosas, una sala para formación en la salud y la higiene con las madres de los niños, un dispensario y servicios y duchas.

Manos Unidas colaborará con la compra de lecha y una papilla nutritiva, vitaminas, medicinas y servicio médico para 2.270 niños y 130 madres.

Al frente del proyecto se encuentra la Hermana Nieves Crespo y como destacado especial es que para esta causa una Señora anónima donó 70.000 euros.

Más información en www.fundacionfuerte.org.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page