siesta2

La siesta: la tradición española más saludable. Te ofrecemos diez ventajas de dormir a mediodía

La siesta es la costumbre española por excelencia y son muchos los estudios que aseguran que llevada a cabo de manera correcta puede ofrecernos un gran número de ventajas. El origen de este pequeño sueño de mediodía viene del antiguo Imperio Romano donde a la “hora sexta” (lo que vendrían siendo las dos de la tarde) se dejaban todos los trabajos para descansar y reponer fuerzas. Si quieres mejorar tu calidad de vida pon los cinco sentidos y no pierdas detalle de las diez razones que te ofrecemos para que adoptes esta costumbre española que llevada a cabo correctamente supone uno de los grandes hábitos saludables del ser humano.

1. Recobrar fuerzas

Levantarse temprano, el ajetreo del transporte, el estrés laboral y una larga lista de actividades más que ejercemos diariamente hace que vayamos perdiendo fuerzas conforme van pasando las horas. La siesta nos ayuda a recobrar energía y a que nos sintamos más ágiles para afrontar el resto del día. Esta costumbre típica española supone un respiro importante que hace que podamos seguir la jornada laboral con mayor agilidad física y mental. Si tomas este descanso no olvides nunca que no puede ser de más de 45 minutos, si no los efectos son los contrarios, te levantas peor y con más cansancio.

2. Relajar nuestro corazón

Los beneficios que la siesta tiene a nivel cardíaco son sorprendentes. Diferentes estudios de universidades americanas corroboran que descansar en mitad de la jornada diaria ayuda a reducir el estrés cardíaco. Se demostró que las personas que duermen ocasionalmente tras el almuerzo evitaron problemas de corazón en un 12% mientras que los que lo hacían a diario lo hicieron en un 37%. Si tienes algún tipo de dolencia de este tipo no dudes en echarte una siesta después de comer.

3. Aliviar tensiones físicas

Una buena siesta alivia tensiones físicas y nos deja el cuerpo a punto para seguir trabajando.Muchas veces nos duele la cabeza, se nos sobrecarga la espalda o se nos contraen músculos. Una “cabezadita” es más efectiva en muchos casos que las medicinas. Al relajarnos por completo descansa nuestro cuerpo y al comenzar nuevamente la actividad que estemos haciendo la afrontamos con más energía. Si tu trabajo implica, sobre todo, un gran esfuerzo físico, no dudes en echarte una siesta que mejore tu musculatura y alivie tensiones que más tarde pueden suponer un problema.

4. Aumento de la respuesta mental

Si bien físicamente la siesta es un beneficio más que probado, mentalmente supone también una práctica sana y reconfortante. Está comprobado que las personas que duermen una siesta moderada se levantan después con una mayor respuesta mental. Los reflejos se ven agudizados y la capacidad de razonamiento y pensamiento también. Lo mismo sucede con la concentración, por eso después de la siesta estamos preparados para poner nuestros cinco sentidos en cualquier asunto.

5. Indispensable para ancianos y niños

En los niños menores de cinco años la siesta es una práctica estrictamente necesaria para el desarrollo físico y neurológico. También en la tercera edad es necesario dormir un poco después de comer porque así el cuerpo descansa y ayuda a pasar mejor el resto del día. Todo esto hace que nuestros mayores tengan una mejor calidad de vida y puedan soportar de mejor manera las dolencias típicas de la edad.

6. Ayuda a completar los ciclos del sueño

Algunas investigaciones recientes aseguran que dormir la siesta ayuda a completar los ciclos del sueño y a que no tengamos desórdenes en este sentido. El cansancio que acumulamos puede hacer que si no dormimos la siesta cojamos el sueño por la noche antes de tiempo y que después nos despertemos de madrugada e incluso que nos desvelemos. También puede suceder que, en ocasiones, el cansancio extremo nos impida dormir. Si tienes problemas a la hora de conciliar el sueño intenta descansar a mediodía para que así puedas regularlo mejor.

7. Refuerza el estado de alerta

Si tienes la oportunidad de dormir una siesta no dudes en hacerlo. Otra de las ventajas que puede sacarse de esta práctica es el refuerzo del estado de alerta. La mente se abre, se agudizan los sentidos y nos ayuda a estar más hábiles con los reflejos. Tanto los movimientos como los pensamientos fluyen más rápido. Tal es el caso que incluso existen compañías aéreas que obligan a sus pilotos a dormir alrededor de 20 minutos antes del vuelo para así tenerlos más ávidos en su labor.

8. Mejora la digestión

La digestión es un proceso natural de nuestro organismo que requiere una mayor concentración de sangre en nuestro estómago por el oxígeno que ayudará a que ocurra el metabolismo. Por eso es importante que se haga en un estado de reposo para que se desarrolle de forma tranquila y correcta. La siesta proporciona a nuestro cuerpo esa tranquilidad necesaria para que todo el proceso se haga sin alteraciones. Si tienes problemas digestivos una buena siesta puede ayudarte a mejorarlos.

9. Ayuda al ocio

¿A quién no le ha pasado que después de trabajar no le quedan fuerzas para hacer nada más? Todos hemos experimentado alguna vez esa sensación de cansancio que sólo nos deja lugar al sofá de nuestra casa. Si dormimos una siesta al mediodía nos recargamos de fuerza y al finalizar nuestra jornada laboral podemos ir al gimnasio, quedar con los amigos o dar una vuelta por la ciudad. Es una manera de organizar la energía a lo largo del día.

10. El “power nap” en empresas

Todas las ventajas que se desprenden de dormir una buena siesta han sido puestas en marcha por muchas empresas a nivel internacional. Un breve descanso tras el almuerzo tiende a evitar el consumo de cafeína y aumenta la productividad en el trabajo. Aunque en Occidente no es muy común en países orientales como Japón se está extendiendo el conocido como “power nap”, es decir, un sueño corto que promueven las compañías entre sus empleados para que después puedan rendir más. Google, por ejemplo, ofrece cabinas oscuras e insonorizadas para que sus trabajadores puedan dormir la siesta.

Sleeping baby

siesta

Ya sabes cuáles son los beneficios de la siesta pero no olvides que puede resultar un arma de doble filo si no lo haces correctamente. El tiempo ideal de este descanso es entre 20 y 40 minutos y si lo haces más largo pueden desarrollarse los efectos adversos. También es importante saber que a partir de las seis de la tarde no es recomendable hacerlo pues puede alterar tu ciclo de sueño. No dudes en descansar después del almuerzo y recarga tus fuerzas para seguir afrontando lo que quede de día de una manera saludable.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page