stress-management

10 puntos clave para diferenciar estrés y ansiedad y combatirlos

Son muchos los que confunden el estrés con la ansiedad y viceversa. A primera vista hay muchos puntos en los que son similares, por lo que tampoco resulta extraña esta confusión. En este post os vamos a contar las diferencias y cómo combatir ambas situaciones.

En este mundo moderno es imposible evitar el estrés. Mucha gente desempeña dos trabajos, los niños lo quieren todo, el pago de la hipoteca, la letra mensual para el coche y ahora para colmo nos encontramos ante una crisis financiera y para muchos la seguridad de un trabajo fijo es ya cosa del pasado.

También el concepto del tiempo ha cambiado, estamos totalmente dominados por el reloj y como consecuencia sentimos que el estrés está omnipresente y nos afecta a todos. Entonces, ¿cuáles son las diferencias entre estas dos situaciones?

5 puntos para entender el estrés

1. Instinto animal

Como se mencionó en el post anterior, aún somos animales a pesar de nuestra sofisticación social. El ser humano ha evolucionado a sociedades civilizadas con estructuras sociales y leyes, pero todavía quedan remanentes de nuestros instintos animales.

Cuando nos sentimos en peligro, pensamos de forma inconsciente, casi instintivamente, que necesitamos conseguir más esfuerzo para quedarnos y luchar contra el peligro o para salir corriendo rápidamente. Estos componentes químicos que el cuerpo produce tienen efectos segundarios. Nos hacen sentir nerviosos e incómodos.

El problema es que nuestros cerebros interpretan la situación de estar en un atasco como un peligro, de esta manera da lugar una reacción bioquímica que produce estrés. Además de estar incómodos, nos ponemos de mal humor e incluso podemos sufrir condiciones adversas para el organismo como la respiración excesiva y taquicardia.

2. Origen endógeno

Los estímulos para el estrés tienen sus orígenes desde dentro del cuerpo (es endógeno) o si es el resultado de nuestra percepción de un suceso, fuera del cuerpo, se dice que tiene un origen exógeno.

Veamos un ejemplo de un estímulo endógeno del estrés: imaginemos que estamos un poco enfermos, con dolor de cabeza y automáticamente pensamos lo peor. Este pensamiento empieza a obsesionarnos y nos autoconvencemos de que sufrimos un tumor de cerebro.

3. Estímulos exógenos

Un ejemplo de una fuente exógena puede ser por ejemplo cuando tienes que dar un discurso en público. Puede ser una conferencia en el trabajo o incluso en una boda de un familiar. Probablemente piensas que vas a fracasar y quedarás en ridículo delante de tus amigos y compañeros. El día se acerca y te conviertes en una persona cada vez más nerviosa y más insoportable debido al estrés.

4. Vuelta a la normalidad

La ventaja que tiene el estrés sobre la ansiedad (si se puede llamar así) es que una vez que el peligro percibido desaparezca, el cuerpo retorna a la normalidad.

Volviendo a los ejemplos anteriores, en el primero de ellos estábamos preocupados sobre un dolor de cabeza pero una vez que vayamos al médico y nos diga que todo está bien, nos sentiremos tranquilos y los síntomas de estrés desaparecerán. En el segundo ejemplo, el del discurso, pasará lo mismo. Seguro que todo saldrá bien y al final recibirás una satisfacción tremenda gracias a la experiencia.

5. Control de nuestras vidas

Otra característica que tiene el estrés es que no sufrimos la sensación de no tener el control de nuestras vidas. El efecto de esta situación es que pensamos que los ‘peligros’ son omnipresentes y dado que no tenemos el control sobre ellos, no seremos capaces de vencerlos.

stress1

5 puntos para entender la ansiedad

1. Preocupación por el futuro

Básicamente la ansiedad es la preocupación de lo que va a pasar en el futuro. Consiste en pensamientos de preocupación o una creencia fuerte de que algo malo pueda ocurrir. Como en el estrés hay una sensación instintiva de salir corriendo y evitar cosas que nos pueden causar más ansiedad.

2. Elemento emocional

Una diferencia entre el estrés y la ansiedad es la presencia de un elemento emocional. Con el estrés, solo es nuestra percepción de la situación actual, pero con la ansiedad  nuestras mentes vuelven a una situación o emoción desagradable del pasado, una situación que a lo mejor ni siquiera recordamos.

Hay síntomas muy similares al estrés pero por definición las raíces son endógenas y casi siempre hay elementos emocionales. En términos generales si te sientes estresado y no hay causa obvia como aquellas mencionadas más arriba, estos síntomas suelen indicar que sufres ansiedad.

3. Preocupación y temor

Normalmente hay un proceso más lento a la ansiedad que al estrés. Como decíamos antes, la ansiedad es una sensación de preocupación y temor. Por ejemplo, la ansiedad puede surgir por culpa de problemas económicos serios de una familia para llegar a fin de mes. Este problema económico puede convertirse para los padres en una duda sobre su capacidad para llevara adelante la familia y sus necesidades. Esta sensación de estrés económico puede llevar a otra de ansiedad.

4. Cadena negativa

Ilustramos esta cadena negativa del ejemplo anterior para reconocer la influencia emocional en la ansiedad, que no está presente en el estrés:

Problemas económicos domésticos -> padres que tienen dificultades para manejar el hogar -> empiezan a preocuparse demasiado, pensando solo en el bienestar de su familia, en sus hijos -> recuerdan su propia niñez y como sus padres manejaban la situación -> sienten que no son unos padres aptos, comparándose con los suyos -> tienen la idea de que van a perder el afecto y el reconocimiento de su propia familia -> refuerzan el malestar causado por el estrés -> ahora tienen ansiedad todo el tiempo.

Podemos ver cómo la idea de ser incapaz de manejar situaciones cotidianas, nos pueden llegar a un segundo estadio, la sensación de no tener control sobre su propia vida.

5. Solución al síntoma, no a la causa

Como puedes ver hay diferencias sutiles entre el estrés y la ansiedad. Dicho esto, los síntomas son muy similares y pueden ser muy desagradables y al parecer difíciles de superar. La ansiedad no se puede curar per se, dado que solo las medicinas palian los síntomas y no la causa, hay cosas que podemos hacer para aliviar estos síntomas.

En el siguiente post explicaremos cómo podemos manejar situaciones estresantes que encontramos en el día a día y también las diferentes formas de combatir la ansiedad sin necesidad de acudir a los fármacos.

82556832_1

Ansiedad

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page