La conciencia del ahorro de agua en hoteles de la Costa del Sol y la Costa de la Luz

Fuerte Hoteles celebra un año más el Día Mundial del Agua cuyo lema es “El agua y la Seguridad Alimentaria”

Desde Fuerte Hoteles, como cadena hotelera líder en el sur de España en materia de responsabilidad social corporativa ycon hoteles en la Costa del Sol y la Costa de la Luz, nos gustaría compartir algunas reflexiones en base a la experiencia adquirida en referencia a la gestión del agua en los más de 55 años de trayectoria.

Como empresa concienciada con la necesidad de conservar el entorno natural donde se ubican nuestros hoteles, la preocupación por el consumo de agua, tanto en la Costa del Sol (Marbella, Estepona) como en la Costa de la Luz (Conil de la Frontera, Cartaya (Huelva), ha sido siempre una prioridad.

Adecuada gestión del agua en los establecimientos hoteleros

En la Costa del Sol y la Costa de la Luz, la mayoría de los establecimientos hoteleros se abastecen de las redes de suministro municipales. Las redes municipales de abastecimiento, a su vez, se surten de los pantanos adyacentes. Debido a que ambas costas, sujetas a la bonanza del clima mediterráneo, están afectadas por la alternancia de periodos de abundancia de precipitaciones con periodos de sequía, algunos años la disponibilidad de agua es baja y por tanto, es fundamental una adecuada gestión del consumo de la misma, para asegurar su aporte en todo momento.

Dentro de los hoteles, los consumos de agua están relacionados fundamentalmente con el aseo en las habitaciones (duchas, lavabos e inodoros), la preparación de alimentos y limpieza de cocina, lavandería, limpieza de habitaciones y zonas comunes, limpieza de exteriores, mantenimiento de plantas y jardines, piscinas y centros de Spa.

Este consumo está directamente relacionado, como se puede sospechar, con las características de las instalaciones y servicios y con la ocupación por personas del hotel y no depende tanto de las condiciones climáticas como ocurre con el consumo de otros recursos como la energía eléctrica.

Medidas de ahorro

En la actualidad, los consumos medios de agua en Fuerte Hoteles se sitúan entre 159-200 litros/cliente y noche en los hoteles de Costa de la Luz hasta 202 litros/cliente y noche en los hoteles en la Costa del Sol. Esto significa un 6,6 % del total de las necesidades de agua de una persona al día sólo para alimentarse (3000 litros).

La eficiencia en estos consumos se ha ido mejorando a lo largo de los años, aplicando distintas medidas de ahorro tanto a nivel de instalaciones como de procesos.

Entre ellas se encuentran economizadores de agua en duchas y grifería, reguladores de presión en redes principales de distribución de agua, riego por goteo, técnicas de xerojardinería en el diseño de los jardines, plantas autóctonas y adaptadas al medio (consumen menos agua y son más resistentes a las enfermedades), consejos en la habitación para uso de duchas, lavabo, inodoros, procedimientos en lavandería y cocina, seguimiento preventivo de fugas, etc.

Relaciones entre agua y producción de alimentos

Este año, el tema del Día Mundial del Agua aborda las relaciones entre el agua y la producción de alimentos y a su vez, con la capacidad que tenemos de alimentar a la población de todo el planeta, sobre todo a las poblaciones en crecimiento con escasez de recursos hídricos.

Se introduce el concepto de seguridad alimentaria, es decir cuando las personas tienen acceso físico y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades. Hoy día hay más de 7000 millones de personas en el planeta que deben alimentarse. Y se prevé que para 2050, habrá 9000 millones.

Una persona ingiere de 2 a 4 litros de agua al día. Esto no quiere decir que toda la bebamos, una parte del agua va en los alimentos que consumimos. Sin embargo, necesitamos 3.000 litros diarios para producir los alimentos que consumimos (para producir un 1 kilogramo de carne de vacuno, son necesarios 15.000 litros de agua, o un kilo de trigo necesita 1.500 litros). Aquí está la raíz del problema.

Agua: un recurso renovable pero finito y mal distribuido

El agua es un recurso natural renovable, pero es finito y mal distribuido. Por tanto, a nivel global, el impacto relacionado con este recurso no es su agotamiento, sino su disponibilidad. Desafortunadamente, además existe una relación directa entre la disponibilidad de agua y la escasez de alimentos en los países en desarrollo. La falta de agua es una de las principales causas de desnutrición, especialmente en aquellas zonas donde las personas dependen de la agricultura local.

Si a esto se le unen los efectos relacionados con el cambio climático, con lluvias irregulares, torrenciales y aumento de periodos de sequía, no cabe duda que velar por la disponibilidad de agua es una responsabilidad de todos.

Los hoteles comprometidos con el desarrollo sostenible y que practican la responsabilidad social corporativa, deberían poner en marcha cuantos mecanismos (técnicos y operacionales) estén a su alcance para minimizar los consumos de agua, siempre sin alterar la confortabilidad de sus clientes, ya que estas medidas estarían también minimizando los impactos al planeta que hemos comentado anteriormente, además por supuesto de la reducción de costes operacionales.

Debemos cambiar el paradigma, y tener claro que la verdadera necesidad de agua no es para saciar nuestra sed sino para producir nuestros alimentos y el resto de materiales que hacen nuestra vida más saludable y con mayor calidad. De ahí la gran importancia del uso racional de este recurso.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page