cañosdemeca

10 puntos que no puedes dejar pasar en el rincón bohemio por excelencia del sur de Europa: Caños de Meca

Hay lugares únicos que no se pueden encontrar en ninguna parte del mundo y Caños de Meca, en Barbate, es uno de ellos. Esta pedanía situada al sur de Andalucía, en la costa gaditana, se convirtió en punto neurálgico de la ‘movida’ hippie y bohemia de los 60 y a día de hoy continúa siendo un reducto para disfrutar del ‘karma’, de la tranquilidad que ofrecen sus playas infinitas, de agua cristalinas y nudistas, de acantilados que ganan terreno al mar y su Parque Natural de la Breña, cuya vegetación compuesta principalmente por pinos piñoneros cae directamente sobre el mar.

Caños de Meca es solo una pequeña calle de casas bajas situadas encima de un acantilado, pero que en verano se convierte en la ‘meca’ veraniega de hippies, surferos, bohemios, nudistas, naturistas y que cada vez más atrae un turista familiar. Caños debe su nombre a la gran cantidad de caños o chorros de agua dulce que emanan sus acantilados y que tienen su máximo exponente en los caños que se encuentran al final de la playa naturista ‘Pequeña Lulú’, aunque de difícil acceso, merece la pena visitarlos.  Y por supuesto qué decir de su barro ‘milagroso’ que los bañistas extraen directamente de la roca de la playa para embadurnarse el cuerpo y que deja la piel suave y tersa.

Por esto y mucho más en Fuerte Blog hemos hecho una escapada a Barbate y sus Caños de Meca, desde nuestro ‘campamento base’ en Conil de la Frontera, a tan solo 15 minutos en coche, y queremos compartirlo contigo. Apunta estos ‘must’ viajeros  que no puedes perderte. Empezamos con las compras, porque como todos sabemos cuando viajamos a un lugar lo primero que debemos probar es su gastronomía. Aquí tienes nuestra propuesta de compras saludables, autóctonas, sostenible y de KM0 del Mercado de Abastos de Barbate.


1. Especias, con consejos saludable

En los mercados de abastos es donde podemos conocer de verdad un lugar,  lugares con mucha vida, lleno de hombres y mujeres con sus compras del día, productos frescos, pequeñas tiendas de toda la vida y un trajín incesante de artesanos que venden productos de calidad a un precio asequible. Nuestro recorrido empieza por la pequeña tienda con encanto Especias Elvira Olive. Allí nos recibe Gertru, cuya familia ha regentado la tienda desde hace 40 años. Esta simpática gaditana nos explica cada detalle de debemos conocer de las propiedades de la especias que vende.

Si bien desde la costa de Cádiz puede uno asomarse a Marruecos con la vista, este aire árabe llega también hasta la buena mesa. Gertrudis nos cuenta cómo preparar un buen cous cous, que ella misma también vende traído directamente del país que vislumbramos desde la playa. Cúrcuma, canela, laurel, clavo, pimentón y un largo etcétera de condimentos naturales acompañados de consejos saludable como el efecto digestivo y diurético del anís estrellado  o el azafrán para aliviar la tensión. Derroche de arte y simpatía que nos dejó un sabor de boca inmejorable. Además Gertrudis ofrece miel casera, aceitunas aliñadas de mil maneras y arte, mucho ‘arte’ gaditano, aunque bien es cierto que eso no se vende y es una de las características de los autóctonos de esta tierra.

caños de meca

Especias Elvira Olive

2. El pan, que sea de pueblo de verdad

Consumir productos artesanos es garantía para la salud. En nuestra ruta por el mercado nos encontramos el puesto de pan y dulces El Puente. A pesar de la competencia que tienen con las grandes superficies estos maestros de la hogaza se levantan cada día al alba para ofrecer a sus clientes lo mejor del trabajo tradicional. Barras y baguettes sin aditivos ni conservantes realizados a mano que ofrecen un sabor especial que sólo el toque personal puede dar. Quisimos llevarnos también un pan de espelta completamente agriado a base de semillas sin harina ni trigo.

Además de conocer aquí los entresijos del trabajo panadero artesano, ‘María, la panadera’ como la conocen en todo Barbate, nos cuenta lo difícil que es competir con las grandes superficies en precio con un pan que es completamente artesanal, como se ha hecho toda la vida, y sin ningún tipo de aditivo. María derrocha simpatía y siempre con humor nos cuenta que algún día los artesanos serán los que dominen el mercado. Pero no solo simpatía derrocha María, también bondad, ya que no dudó ni un segundo en regalarnos un exquisito mollete que junto al aceite de oliva se convirtió en el mejor de los manjares.

barbate

puesto de pan y dulces El Puente

3. Las verduras, que sean de la zona

El puesto multicolor que salta a la vista nada más entrar al mercado es el de la verdura: sandías, zanahorias en manojo, manzanas, cebollas, naranjas… todo de la zona. Ahora que llega la Semana Santa es típica la compra de productos autóctonos vegetales. Esto se debe a la tradición de no consumir carne en los días de Pasión y por ello los chícharos (como llaman en esta zona de Andalucía a los guisantes), las habas y los alcauciles se convierten en el ingrediente estrella de la mesa tradicional andaluza.

Precisamente los alcauciles son el producto más autóctono de Conil y su área de influencia. Muy parecidos a las alcachofas pero con un sabor más acentuado y sabroso. Fernando López, que estaba al frente de esta verdulería, nos obsequió con unas batatas asadas, otro de los productos típico de la Semana Santa. Aquí pudimos también vivir una agradable charla tanto con los trabajadores como con los clientes, que en seguida se apresuraban en recomendarnos productos de temporadas y cultivados en San Lúcar, Conil o Barbate. Quizás no sepan por aquí que hablamos de productos de KM0, pero lo que sí tienen clarísimo que en Barbate se comen frutas y verduras de calidad y criados en la zona.

mercado barbate

puesto de verduras de Fernando López

4. La Pescadería

Una localidad marinera, de tradición pesquera no podía pasar por alto una parada como la pescadería. La almadraba de atún más grande de la zona se encuentra aquí, en Barbate. Y es que el atún es el producto estrella de la pescadería sobre todo en primavera. El puesto de Jesús Valdés ofrece todo tipo de bocados marinos recién sacados del Atlántico, y en nuestra visita al mercado de Barbate pudimos probar las gambas, muy conocidas por su preparación a la plancha con ajo y perejil. Marisco y pescado, todo ello de la mejor calidad al alcance de la mano.

Te recomendamos que te acerques hasta este punto para disfrutar de lo más fresco del mar: chocos, almejas, chirlas, y sus mil y una maneras de preparar el atún fresco. No dudes en pedir consejo de cómo prepararlos con las recetas más autóctonas, porque estarán encantados de compartir contigo los secretos de la buena mesa marinera.

pescaderia barbate

puesto de Jesús Valdés

5. La carnicería

Otra de las paradas obligadas en el mercado de Barbate es la de la carnicería. Parece que todo en este mercado es de elaboración propia. La carnicería de la familia Fernández Vargas llama la atención del comprador con su cartel de “hamburguesas caseras con verduras de la zona”. Una carne fresca que escogen meticulosamente para sus clientes y que da un toque distinto de sabor y de color. Milagros, hija de la familia, nos atiende y explica que el negocio está gestionado por la familia desde hace muchos años y que el oficio pasa de padres a hijos.

Si se puede destacar algo de esta visita al mercado de abastos es el derroche de cariño y cercanía que muestran los tenderos hacía amigos, conocidos y desconocidos. Vecinos de todos los lugares de la ciudad se acercan aquí para hacer sus compras, porque comprar aquí es garantía de producto fresco, bueno para la salud  y por supuesto para el paladar.

mercado de abastos barbate

puesto de la familia Fernández Vargas

Ya tenemos el estómago lleno así que veamos ahora qué más nos ofrece Barbate y sus Caños de Meca:

6. Caños de Meca, la tranquilidad

Como comentábamos antes Caños de Meca destaca por sus playas, de arena blanca y fina y sus aguas cristalinas, que han conquistado el corazón de millones de turistas. Personas de todos los puntos de la geografía nacional e internacional se han acercado hasta este pequeño rincón que cuenta con un par de calles estrechas cargadas de ambiente naturista y que tiene en verano su mayor exponente. Este fue en su día punto de encuentro de hippies y bohemios y ahora nos lleva en un viaje en el tiempo hasta los años 60. Muchos de esos viajeros que llegaban a Caños de Meca, se fueron quedando en la zona y hoy regentan bares, restaurantes o simplemente se compraron un casa y viven todo el año alejados del mundanal ruido.

caños de meca

Caños de Meca, la tranquilidad

7.  Nudismo, naturaleza en estado puro

Uno de los aspectos más destacados de esta escapada es, sin duda, el litoral. Las playas de arena fina y dunas salpicadas de arrecifes y protegidas por las rocas. En un placentero paseo podrás observar que en los acantilados aparecen los famosos “caños” de agua dulce que le dan nombre al lugar. Pero una de las experiencias que te invita a hacer este lugar es la del nudismo. Caños de Meca tiene un paraje de playas entre las que hay habilitadas zonas para despojarse de cualquier vestimenta. Una oportunidad de vivir la libertad en su máximo exponente y sentir en tu propia piel el contacto directo con el agua y el sol.

barbate

Nudismo, naturaleza en estado puro

8. Faro de Trafalgar, punto histórico

Una lengua de arena formado por una duna móvil, se adentra en el mar hasta el Faro de Trafalgar lo convierte además en un punto de interés histórico, donde se libró la batalla de Trafalgar, de hecho los acantilados son testigo vivo de los balazos que se repartieron a diestro y siniestro en la contienda.

tombolo_trafalgar

Faro de Trafalgar, punto histórico

9. El Palmar, uno de los atardeceres más bonitos de Andalucía

No te olvides de acercarte al atardecer a la contigua playa de El Palmar, donde los visitantes se concentran para aplaudir literalmente a uno de los atardeceres más bonitos de Andalucía.

atardecer el palmar

El Palmar, uno de los atardeceres más bonitos de Andalucía

10. Arcilla, para cuerpo y mente

Si viajas a Caños de Meca prepárate para oxigenar tu piel. En las paredes rocosas que forman el litoral podrás encontrar arcilla natural cargada de vitaminas y minerales. Pura fuente de vida marina que nos ayudará a suavizar nuestro cuerpo. El tratamiento es muy sencillo. Coges un trozo de arcilla y lo mojas en el agua del mar. Después vas trabajándolo poco a poco amasándolo como si fuera pan hasta que consigas una textura cremosa. Es entonces cuando puedes aplicártelo en el cuerpo. Tras esto tienes que ponerte al sol y esperar aproximadamente 40 minutos a que se seque y haga efecto. Métete en al agua después y verás al quitártelo la suavidad extrema que te deja en la piel. No hay mejor tratamiento que el natural.

caños-de-meca

Caños de Meca

Este ‘viaje’ llega a su fin, aunque las posibilidades de esta zona darían para estar hablando decenas y decenas de horas, pero eso ya te dejamos que lo descubras tú mismo. ¡Disfruta Caños de Meca!

DÓNDE ALOJARSE

Si buscas alojamiento en la zona te recomendamos el hotel Fuerte Conil – Costa Luz, situado frente a una de las playas más bellas de España, la playa de La Fontanilla, a tan solo 5 minutos a pie del centro de Conil de la Frontera, este establecimiento  hotelero inspira tranquilidad, seguridad y confianza con habitaciones con unas vistas inmejorables al mar, amplias zonas comunes y una gastronomía exquisita y autóctona.


Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page