Hoteles que admiten animales

Anécdotas divertidas: Hoteles con animales y sus historias

Todos sabemos que en los hoteles hay muchas historias que contar, es un lugar donde entra y sale mucha gente cada día, de todas las procedencias y condiciones. Y la verdad, es que no entran solo personas sino también animales, cada vez los establecimientos turísticos se están adaptando a las necesidades de las familias que no desean dejarse a atrás a sus mascotas cuando se van de vacaciones.

Hoy en Fuerte Blog os vamos a contar la historia de nuestra compañera Teresa, camarera de pisos del hotel Fuerte Conil – Costa Luz, que ha querido compartir con todos los lectores de este blog su anécdota con el loro de la habitación 1064. Os dejamos con su historia:

Hola soy Tere y me gustaría aprovechar esta oportunidad para contaros una de tantas anécdotas que nos ocurren en el hotel, donde trabajo de camarera de pisos.

Todo empezó un día después de haber librado. Como siempre empecé el turno en la planta que tengo asignada, durante los días que había estado de descanso llegaron unos huéspedes nuevos a las habitaciones 1064 y 1065.

Cuál fue mi sorpresa cuando abrí la puerta y me encontré con un loro. Ya sabéis que como hotel responsable y comprometido con el medio ambiente que somos, admitimos animales, pero nunca me hubiese imaginado encontrarme a este huésped inesperado, ¡un loro! En un principio parecía que el loro no hablaba, al menos a mi no me dijo nada.

Ese mismo día, conocí a los dueños de este animalito justo cuando salía de la habitación y me quedé boquiabierta cuando el loro empezó a llamarles por su nombre, a silbarles y lo más gracioso de todo… ¡a imitar a la perfección al perro que había en la habitación de al lado! La verdad es que me conquistó y me propuse que antes de que se fuesen del hotel me tenía que hablar.

Parecía que se resistía a prestarme mucha atención, pero fueron pasando los días y todas las mañanas yo echaba un rato con el loro, unos minutos de distensión que luego tenía que recuperar. Le hablaba mientras limpiaba todo con mucho cuidado para no asustarle, pero nada de nada, no me decía ni ‘mu’.

Los clientes, sus dueños, se alojaron diez días y el penúltimo llegó la recompensa. Entramos mi compañera Graciaela y yo a limpiar y como siempre no dijo nada, pero cuando ya estaba para irme, justo empezó a silbarme. ¡Qué alegría! Al final me había cogido cariño. Incluso y ya que estaba en racha, le pedí que me imitara a la mascota vecina y así fue, ¡me ladró! Quizás a alguien le puede parecer una tontería, pero para mi fue todo un logro. Me gusta tener en las habitaciones a estos huéspedes tan especiales, son como cualquier otro cliente y hay que tratarlos con mucho cariño.

De hecho, no sé si este post lo llegaran a leer algunos de los clientes con los que he tratado, pero por mi planta, la 1º de poniente del Fuerte Conil, han pasado muchos animales -incluso he tenido un hámster- a los que me gustaría saludar.

Así que quiero terminar esta historia recordando a los perros Telma, Bruno, Macarena, Mac y en especial a Rocky, que ya no está con nosotros pero que su dueño sigue viniendo todos los años  a mi planta.

Teresa, muchas gracias por compartir esta anécdota tan bonita con nosotros, como bien has dicho en Fuerte Hoteles las mascotas son más que bienvenidas. Si eres de los que viaja con mascota, haz tu reserva pinchando aquí.

Comments
4 Responses to “Anécdotas divertidas: Hoteles con animales y sus historias”
  1. Mai dice:

    Estaba buscando como dejar un comentario sobre las mascotas en los hoteles y este post finaliza:

    “como bien has dicho en Fuerte Hoteles las mascotas son más que bienvenidas.”

    Viajo con mi mascota siempre. Viajo en función de los destinos que dicen mascotas bienvenidas, los cuales cada vez son más. Por ello, cuando consulté telefonicamente con el Hotel Fuerte Estepona si podría llevar a mi mascota y respondieron que sí me alegré enormemente. Hasta qué llegué al hotel, que descubrí que mi perra de tamaño medio-pequeño, de costumbres perrunas y que se pasa la mayor parte del tiempo tumbada a la sombra no era para nada bienvenida. Cuando un hotel admite mascotas entiendo que tenga unas normas al respecto, ahora bien, si las normas resultan ser altamente restrictivas de tal manera que sólo permiten a mi perra (y sus necesidades) estar encerrada en la habitación o pasear, eso si, por favor, fuera del recinto hotelero no siento en absoluto que sea bienvenida. Si quisiera que estuviera en la habitación todo el día la dejaría en casa, ya que allí tiene mucha más libertad.

    Si asumimos que los huéspedes de su hotel van a ser educados ¿porqué no asumir que, los perros, que son las únicas mascotas que responden a órdenes, no lo van a ser? Por ello, les sugiero camb

    • Buenas Mai, en primer lugar nuestras más sinceras disculpas si la experiencia con tu mascota no fue todo lo buena que debería haber sido. Esperamos que comprendas que a veces es un poco complicado combinar las necesidades de las personas que viajan con mascota, del resto de huéspedes a los que no les gusta tener animales muy cerca. Por esto desde Fuerte Hoteles intentamos que nada vea invadido su espacio, ni unos ni otros. Es cierto que debemos hacer todos un ejercicio de adaptación y que todas las partes se respeten y entiendan. De nuevo nos reiteramos en que para Fuerte Hoteles las mascotas son más que bienvenidas, ahora y siempre. Un abrazo y muchísimas gracias por tu comentario.

  2. Mai dice:

    …Por ello, les sugiero cambiar las reglas del hotel por una que diga: “el can deberá estar en todo momento bajo la supervisión de un adulto y deberá permanecer exclusivamente en la habitación cuando cause molestia al resto de residentes”. Respecto a sus deposiciones entiendo perfectamente que deba salir del recinto.

    Un saludo y gracias.
    Disculpad el mensaje dividido.

  3. Marketing Hotelero dice:

    imagino que habra miles de anecdotas como las que habeis dejado en este blog.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page