Síndrome postvacacional

¿Síndrome postvacacional? Combátelo fácilmente con estos 10 sencillos consejos

Los días de descanso se han acabado para gran parte de la población. ¿Qué toca ahora? Volver al trabajo, a la rutina, al día a día y el estrés. Esto provoca cada vez más una sensación de desasosiego, irritabilidad e inquietud entre aquellos que regresan a sus quehaceres diarios tras semanas de relax y desconexión. Este es el llamado síndrome postvacacional que llega a nosotros sin saber por qué pero… ¿existe alguna manera de combatirlo? La respuesta es: si.

Si has vuelto de vacaciones y sientes que tienes este psíndrome a flor de piel no te pierdas los diez consejos  que el psicólogo granadino Andrés López nos ha dado para combatir y salir airosos en estos primeros días de trabajo.

1. Divide tus vacaciones

En primer lugar, divide tus vacaciones a lo largo del año. No intentes concentrar todos tus días de ocio a la vez. En lugar de estar un mes de vacaciones procura repartirlo por semanas a lo largo del año y así tendrás periodos de respiro que te pueden venir muy bien. De esta manera siempre tendremos relativamente cerca un periodo vacacional con el descanso que ello supone.

2. No vuelvas inmediatamente

Regresar de las vacaciones es un golpe duro, si encima lo haces de un día para otro el choque es aún mayor. Un práctico consejo para adaptarse mejor al ritmo de trabajo tras las vacaciones es volver paulatinamente a la rutina. Siempre intentamos aprovechar los días fuera de casa al máximo pero esto puede ser contraproducente con el choque del regreso. Lo mejor es volver a casa un par de días antes e ir cogiendo poco a poco el calor del hogar.

3. No te centres solo en el trabajo

El trabajo es un pilar muy importante en la vida de las personas pero no ha de ser el único. Intenta repartir tus intereses en otros ámbitos de la vida. A veces pensamos que nuestra manera de realizarnos es a través de la actividad laboral y no siempre es así. Si nuestras inquietudes las dividimos en otras actividades, el peso por el trabajo se diluye y no lo vemos como la única responsabilidad de nuestra vida. Puedes hacer teatro, dedicarte a la música, al baile, a escribir… en general a cualquier hobbie con el que te sientas realizado. De esta forma descubrirás otras facetas de tu vida que te llenen y que te sirvan como motivación para volver al día a día.

4. Mejora el ambiente laboral

La vuelta de las vacaciones es un tema más que interesante para compartir con tus compañeros de trabajo. Poned en común vuestras experiencias e intentad fortalecer lazos afectivos. Un ambiente de trabajo relajado y distendido ayuda a que las personas se sientan más cómodas a la hora de trabajar. Puedes también adornar tu oficina, personalizarla y hacerla tuya.

5. Aporta nuevas ideas a tu trabajo

Si de algo vienen bien los días de descanso es para desconectar la mente y volver con la energía renovada. Intenta utilizar esa fuerza para idear nuevas cosas que te hagan sentir bien en tu trabajo. Nuevas ideas que ayuden en el negocio, desarrolla tu creatividad o busca nuevas alternativas que puedan ayudar a que te sientas cómodo trabajando. Lo principal es no volver con la mente negativa sino todo lo contrario, lo positivo llama a lo positivo y este punto hay que tenerlo muy presente.

Síndrome postvacacional

6. Comienza a trabajar en medio de la semana

Parece un dato sin importancia pero, psicológicamente empezar a trabajar un día que no sea lunes ayuda a que el impacto sea menor. Ir a trabajar con una mentalidad positiva en medio de la semana ayuda a que el trance sea más llevadero. El sábado y el domingo se ven más cercanos y esto nos consuela en nuestra vuelta al trabajo. 

7. Huye de la rutina

Que se acaben las vacaciones y volvamos a trabajar no quiere decir que tengamos que meternos en una rutina que, en el fondo, nos disgusta. No sólo por el psíndrome postvacacional, en general la rutina no es buena. Por eso y especialmente tras la vuelta de las vacaciones hay que romper con lo cotidiano. Intenta ir al cine, al teatro, a conciertos de música, a lecturas poéticas, partidos de fútbol… todo aquello que salga de la rutina que te guste y te haga sentir bien. No seas autómata en tus comportamientos y sorpréndete a ti mismo cada día.

8. Haz deporte

Dice el refrán latino “Mens sana in corpore sano” y es cierto. Con el desarrollo del deporte segregamos sustancias que nos ayudan a mantener la mente en forma al igual que el cuerpo. La actividad física es la mayor enemiga de la depresión. Elige el deporte que más te guste y ponte en marcha porque además después de las vacaciones probablemente hayas cogido unos kilitos de más.

9. Ponte pequeñas metas

Si vuelves al trabajo mirando el calendario a la espera de las próximas vacaciones es muy probable que te entre ansiedad. Olvídate de eso y empieza a ponerte pequeñas metas que te ilusionen. Un cumpleaños cercano, una fiesta patronal, un fin de semana de escapada… cualquier cosa que te haga sentir bien y te sirva de pequeño horizonte para el próximo descanso. No es necesario irse una semana de vacaciones para desconectar. En un par de días puedes hacerlo si logras organizarte bien. 

10. Concédete pequeños placeres diarios

Date un capricho. No esperes para hacerlo a estar de vacaciones. ¿Trabajas duro verdad? Pues día a día ve mimándote y concédete tus pequeños placeres. Prepárate un baño de espuma, compra tu postre favorito, ve el programa de la televisión que más te guste. Haz lo que te plazca y siéntete bien.

Estos diez pasos pueden ayudarte a que la vuelta al trabajo sea más llevadera. Síguelos y comprobarás por ti mismo cómo te sientes mejor. No olvides que al final las vacaciones acaban llegando nuevamente mientras tanto, disfruta de los pequeños placeres que te brinda la vida.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page