artleo.com-8595

¿Se acabó la playa con el verano? Te damos10 razones por las que es saludable el mar en otoño

El verano ya se ha despedido hasta el año que viene pero esto no significa que por ello tengamos que decirle adiós al mar, sino todo lo contrario. Son muchos los beneficios que los baños otoñales pueden ofrecernos. Te recomendamos diez razones por las que no puedes dejar de un lado los destinos de playa durante esta estación del año.

1. Aguas frescas

Con la llegada del otoño el agua del mar se refresca y esta nueva temperatura es muy recomendable para la salud. Al sumergirnos, precisamente lo que emanamos es calor de nuestro cuerpo y esto provoca que expulsemos las impurezas de la sangre a través de los poros de la piel. Con este ejercicio se equilibra la actividad funcional del organismo y favorece a la circulación de la sangre. Si además te preocupas por tu aspecto físico, debes de saber que el agua fría es una aliada contra la celulitis y ayuda a conseguir una especial suavidad en la piel.

2. Brisa marina

En esta época del año la brisa marina se hace notar de una manera agradable y relajante. Pero no es solo esta sensación de tranquilidad lo que hace atractivos estos vientos marinos. La brisa actúa como ‘spray’ natural cargado en yodo, perfecto para regular la glándula tiroides. Además de esto las personas con problemas respiratorios se pueden ver también aliviados puesto que ayuda a enfermedades como el asma y la bronquitis.

3. Paseos por la arena

prueba 1679

Si al final decides acercarte en otoño a un destino con mar no renuncies a una de las costumbres más saludables y relajantes que se pueden hacer en la playa: andar en la arena. Es recomendable darse un paseo por la orilla mojándose los pies para así con este efecto tonificante reactivar la circulación. No olvidemos que en la planta de los pies es precisamente donde se reflejan todos los órganos del cuerpo y es muy importante su cuidado, y a través de ellos se efectúan muchos tratamientos de curación.

4. Alivia las enfermedades cutáneas

El contenido en yodo del agua del mar es muy beneficioso para las pieles grasas y con acné y para las enfermedades cutáneas en general. Mojarse la cara y el cuerpo con el agua salada y dejarla secar al aire favorece que las heridas y erupciones en la piel cicatricen y, en muchos casos, si no son muy pronunciadas, que lleguen a sanarse completamente.

5. Natación, deporte completo

Estar con el mar a tus pies te da la oportunidad de ejercer uno de los deportes más completos que existen: la natación. Al sumergir el cuerpo en agua, este solo pesa una décima parte de lo habitual por lo que las articulaciones se liberan. La sensación de esfuerzo es menor aunque no sea así en realidad, pues la resistencia al agua fortalece los músculos. Los fisioterapeutas aconsejan la natación sobre todo a personas con problemas de columna.

6. Antioxidantes y vitaminas

El mar produce un fenómeno que se conoce como quimiosíntesis, similar a la fotosíntesis en las plantas, donde convierte los minerales inorgánicos en nutrientes orgánicos mediante bacterias marinas. Estas sustancias inciden de forma saludable en los tejidos a través de antioxidantes y vitaminas, y pueden pasar al organismo a través de la piel aunque en cantidades pequeñas. Entre las vitaminas que podemos absorber se encuentra la vitamina D, reguladora del calcio y el fósforo en la sangre.

CAM00484 (2)

7. Mareas y oleaje

El otoño trae consigo un aumento del oleaje y de las corrientes marinas. Si te gusta el deporte, la natación se hace más complicada pues supone un plus de fuerza al propio ejercicio. El simple hecho de mantener el equilibrio supone un esfuerzo permanente por lo que se fortalecen los músculos y las articulaciones siendo especialmente recomendable para personas con artritis. Estas corrientes ejercen también un efecto masaje en las piernas con celulitis ayudando a combatirla. De todas formas a la hora de meterse en el mar siempre hay que ser responsable y las mareas y el oleaje hay que aprovecharlas siempre que el baño sea seguro.

8. Combate el estrés y la ansiedad

Muchos médicos se aventuran a señalar que las enfermedades del siglo XXI son el estrés y la ansiedad. Muchas personas las padecen y el mar es una medicina natural para combatirla. Si tu trabajo o tus problemas personales te agobian no dudes en darte una escapada al mar. El sonido del oleaje provoca sensación de relax y tranquilidad. Además de esto, el alto contenido en magnesio del agua ayuda a reducir esas sensaciones de nerviosismo.

beneficios-de-la-meditacion

9. Mejora tu concentración y creatividad

La tranquilidad que ofrecen las playas en otoño favorece al ejercicio intelectual. Sentarse en una silla mirando al mar ayuda a la concentración y tanto el estudio como la lectura de libros se aprovechan más que en un entorno cotidiano. Muchos publicistas, escritores y diseñadores se escapan fines de semana a lugares con playa donde encontrar sus musas y su inspiración, pues la creatividad se potencia gracias al espacio abierto y natural y a los sonidos que podemos percibir cerca del mar.

10. Contacto con la naturaleza

En el agua del mar se encuentran 89 elementos esenciales que están en nuestro cuerpo además de vitaminas y propiedades antibióticas. El contacto con la playa nos evoca a nuestro pasado biológico donde el ser humano se siente cómodo. Este contacto con la naturaleza equilibra la mente y el cuerpo para ponerlo a punto para el día a día.

Ya sabes, si crees que porque llegó el otoño se acabó la playa estás equivocado. Son muchas las ventajas tanto físicas como mentales que nuestro cuerpo puede obtener con el contacto asiduo con el mar en cualquier estación del año y si estás pensando hacer una escapada, no te olvides del mar.

Leave A Comment

Facebook IconYouTube IconTwitter IconVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ PageVisit Our Google+ Page